([email protected])  
Los peñolanos, que no quieren este desecho en su pueblo, piden el cierre de la planta AES de Guayama, opción que tiene apoyo multisectorial.

La controversia en torno a las cenizas de carbón pasó de ser una discusión sobre dónde se puede o no se puede disponer de ellas, a que el país se plantee si quiere seguirlas produciendo.

Los peñolanos, que no quieren este desecho en su pueblo, piden el cierre de la planta AES de Guayama, opción que tiene apoyo multisectorial. 

No obstante, la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) afirma que la energía que produce AES es insustituible.

Ricardo Santos, ex presidente de la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (Utier), explicó que como la AEE produce el doble de la demanda actual (2,800 megavatios), puede usar la reserva para sustituir los 470 megavatios de AES y “el país no se entera”.

Agregó que la conversión a gas de Aguirre, en Salinas, es necesaria en este plan. Santos admitió que el costo energético aumentaría, pero cuestionó si el mismo sería mayor “que el efecto en la salud y en los acuíferos de los siete millones de cenizas que se producirían hasta el 2027 cuando vence el contrato de AES”.

Juan Rosario, ex representante de los abonados en la Junta de Gobierno de la AEE, coincidió en que Aguirre debe tener gas natural y afirmó que la cuota de AES se puede cubrir con energía renovable.

“Es técnicamente posible sustituir esa producción con un sistema de techos solares distribuidos en todo el país, y con conservación y eficiencia”, dijo Rosario, al estimar que se puede reducir el 25% del consumo energético de la isla sin afectar la calidad de vida. De no cerrarse la planta, el ambientalista Luis Rivera Herrera dijo que AES tiene que sacar las cenizas de la isla como antes. “Se le está pidiendo lo que dice la Declaración de Impacto Ambiental", expuso.

Regresa a la portada

Tags

Peñuelas