Insisten en revertir las leyes de adopción de Fortuño

01/23/2013 |
Según el abogado, una de cada tres querellas de maltrato no tienen fundamento y el periodo de seis meses que tienen los padres para recuperar a sus hijos es muy corto. (Archivo)  
Siguen sumándose voces al reclamo de que se enmienden las leyes relativas a la adopción, de modo que el proceso deje de ser fast track o superacelerado.

Siguen sumándose voces al reclamo de que se enmienden las leyes relativas a la adopción, de modo que el proceso deje de ser fast track o superacelerado.

El ex presidente de la Comisión para el Estudio de los Derechos de los Niños del Colegio de Abogados, el licenciado Reynaldo Alegría, le pidió al nuevo gobierno que le dé paso a la revisión de los estatutos que aprobó la administración de Luis Fortuño, en particular el que creó las salas especializadas que opera el propio Departamento de la Familia.

Esas salas deciden sobre las privaciones de patria potestad, los jueces administrativos que tienen adscritos intervienen con los procesos de relevo de los esfuerzos para reunificar al niño con su familia biológica y también adjudican adopciones.

La Ley 248 de 2012 le otorga al Departamento de la Familia la facultad de presentar los casos en estas salas, soslayando la intervención de los tribunales de justicia y de los jueces ordinarios.

“En esas vistas antes estaba el juez, el abogado de Familia, el de Justicia y el abogado del padre biológico. Ahora sacaste al juez (regular) y Familia es juez y parte del proceso”, sostuvo el abogado, quien habló en su carácter personal con Primera Hora.

Alegría denunció que los jueces administrativos entran en un conflicto de intereses al trabajar para una agencia que promueve adopciones aceleradas. Para ocupar el puesto, solamente se requiere de tres años de experiencia, menos de los que se le exigen a un juez de justicia, dijo.

Alegría se mostró complacido con la posición asumida por la actual secretaria de la Familia, Idalia Colón, de que se evalúen las leyes de adopción y dijo que la acción “es extraordinaria”. Mencionó que una de cada tres querellas de maltrato no tienen fundamento y que el periodo que el pasado gobierno les concedió a los padres biológicos para demostrar que pueden recuperar a sus hijos es extremadamente corto.

La ley de adopción de Puerto Rico redujo a seis meses los esfuerzos razonables que se realizarán para reunificar al menor con su familia.

“Una persona que sufre un problema de alcoholismo no puede superar su problema en ese periodo. Es gente que no duerme, que lucha por recuperar a sus hijos”, afirmó el togado luego de subrayar que son los hijos de los pobres, en su mayoría, los que están entregando para una adopción acelerada.

Lamentó que el pasado gobierno eliminara también el requisito de que el adoptante tiene que residir en la Isla por lo menos seis meses previos al trámite.

Esa decisión dijo que se debe revertir. Apuntó que las Naciones Unidas lo que promueven es la eliminación de esos esquemas y que América Latina se ha ido encaminando en la dirección de erradicar los paraísos de adopción.

Alegría hizo esfuerzos el año pasado para que el ex gobernador Fortuño no aprobara la ley de salas especializadas sin éxito alguno.

Tags

adopción