Irregularidades en la alcaldía de Camuy

Por Maritza Díaz Alcaide / maritza.diaz@primerahora.com 09/26/2013 |
Auditoría revela varias desviaciones de ley y reglamentos entre 2008 y 2010.
La administración de Edwin García recibió $3.7 millones para obras y mejoras permanentes, y el director de Finanzas usó $1.3 millones de esa partida para el pago de gastos operacionales. (Archivo)  

¡Qué clase de lío en Camuy!

Una auditoría de la Oficina de Contralor produjo 15 hallazgos de desviaciones de ley y reglamentos bajo el mandato del alcalde Edwin García Feliciano, entre ellos uso indebido de fondos asignados por la Asamblea Legislativa; pagos en exceso a un contratista, transferencias de crédito que redujeron las partidas dirigidas a cubrir pagos de retiro, Seguro Social y otros, déficit y pocos controles en el asilo del pueblo.

Algunos de los hallazgos fueron aceptados por el alcalde y otros no, pero ninguno fue referido para acciones específicas al Departamento de Justicia.

Primera Hora le pidió a García Feliciano una reacción, pero este prefirió contestar durante el día de hoy.

En la auditoría, que cubre del 1ro. de julio de 2008 al 1ro. de diciembre de 2010, se indica que la administración de García Feliciano recibió fondos legislativos montantes a $3.7 millones para obras y mejoras permanentes, y el director de Finanzas del Municipio usó, “en calidad de préstamo”, $1.3 millones para el pago de gastos operacionales.

A diciembre de 2010 no se habían reintegrado $391,259 a la cuenta especial de las asignaciones legislativas.

En el informe del Contralor se señala que de enero de 2009 a noviembre de 2010 el alcalde, contrario a la ley, autorizó ocho transferencias de fondos por $398,195 “que rebajaron” las asignaciones presupuestarias de las aportaciones a los sistema de Retiro, al Seguro Social, al pago del bono de Navidad, al de los planes médicos y energía eléctrica. Esos fondos se usaron para aumentar los créditos de varias partidas de gastos operacionales y para pagar deudas anteriores.

La auditoría también da cuenta de un pago en exceso a un contratista.

En 2008, el Municipio formalizó dos contratos con dos contratistas y terminó pagándole a uno de ellos $3,862 más que lo que se había certificado en relación con el 10% que se retiene de los pagos parciales hasta que se termina la obra.

El Municipio tampoco le cobró a los contratistas los $1,879 de los arbitrios de construcción.

El Contralor también encontró deficiencias en el manejo del asilo CEMAR.