La remodelación del aeropuerto comenzará en noviembre

Por Ivelisse Rivera Quiñones / ivelisse.rivera@gfrmedia.com 04/25/2013 |06:09 p.m.
El estimado de los costos de la remodelación es de $250 millones. (Archivo)  
El estimado de los costos de la remodelación es de $250 millones.

El proyecto de remodelación de la planta física del aeropuerto Luis Muñoz Marín comenzará el próximo mes de noviembre con el terminal B, anunciaron hoy sus nuevos operadores, la compañía mexicana Aerostar Airport Holdings.

Agustín Arellano, principal oficial ejecutivo de Aerostar Airport Holdings, indicó que esta primera fase, que tomará cerca de un año y medio en completarse, será la más compleja ya que el área tendrá que ser cerrada completamente y los inquilinos ser redistribuidos en otras secciones de la instalación.

“El primer paso es el más difícil porque hay que cerrar un área completa y hay que redistribuir a todos esos señores concesionarios en otras áreas. Después de eso va a ser abrir y cerrar áreas al mismo tiempo”, explicó Arellano, quien fue el orador invitado en el almuerzo mensual de la Asociación de Hoteles y Turismo celebrado en el hotel Conrad Condado Plaza.

Arellano explicó que las líneas aéreas y los concesionarios que están actualmente en el terminal B serán movidos a otros terminales, principalmente al D.

“Será una reconstrucción total (del terminal B)", continúo el ejecutivo. "A los que están allí los mandamos a la D, a un lado de American Airlines, que hay un espacio completo vacío de mostradores. Ahí vamos a relocalizar las líneas aéreas”,

Según explicó Arellano, el estimado de los costos de la remodelación es de $250 millones. 

En cuanto a los concesionarios, sector del que han surgido un sinnúmero de quejas e interrogantes al Aerostar Airport Holdings asumir la operación del aeropuerto, Arellano aseguró que la remodelación incluye un análisis de los servicios que los pasajeros quieren y que, en base a lo anterior, se trabajarán los contratos.

Aunque aseguró que todo negocio que tenga contrato vigente es y será parte de los planes de remodelación, el empresario aceptó que mucha de la incertidumbre y de las quejas eran de esperarse ante la puesta en vigor de una nueva forma de operar, distinta a la que existía antes.

Arellano detalló que muchas de los reclamos de los comerciantes surgen "porque sus contratos ya están terminados, porque tienen muchos años de estar terminados, porque durante mucho tiempo no pagaron nada y ahora van a tener que pagar”, entre otras.

Indicó el ejecutivo que ya los concesionarios no pagarán por la renta de un espacio, sino que ahora “serán socios de todo”, aunque no precisó los detalles de a qué se refería con este nuevo modelo de negocio.

Se espera que unos 160 concesionarios estén operando una vez finalizada la etapa de reconstrucción.

Por otro lado, Arellano dijo que ya se comenzaron las conversaciones con la FAA para solicitar que se restablezcan los vuelos directos desde México a San Juan.

“Cuando se trata de aviación internacional se requiere de acuerdos, no es nada más que una línea (aérea) quiera venir o no, sino que los países se pongan de acuerdo, que se den los espacios aéreos, porque hay control de capacidad. Se está haciendo ya la solicitud de la FAA (en español, Administración Federal de Aviación) para que permita restablecer los vuelos entre México y Puerto Rico. Hay dos líneas aéreas que quieren volar, una de Cancún San Juan y la otra del D.F. (Distrito Federal) a San Juan”, dijo al tiempo que mencionó a Interjet como una de esas líneas áreas interesadas en volar a Puerto Rico.

Arellano aseguró a los miembros de la Asociación que el norte de la compañía es convertir el aeropuerto en una instalación “de clase mundial”, lo que incluye ser líderes en el volumen de pasajeros y la satisfacción de cliente en el Caribe.

Destacó además que entablarán conversaciones con el gobierno para comenzar un programa de promoción de la Isla en el exterior que vaya más allá del “sol, arena y playas”, elementos que todas las islas de la región comparten.

Mencionó el turismo médico y la banca como puntos a explotar.

“Es bien difícil competir con 35 islas en el Caribe que todas ofrecen sol, arena y playa. Tenemos que usar la historia, tenemos que desarrollar un programa con el gobierno para promover a Puerto Rico de otras maneras”, puntualizó.