Legislatura acuerda reducir los días feriados

Por Rebecca Banuchi 06/30/2014 | 08:15 p.m.
Asimismo, se creará la Comisión para el Reconocimiento Cultural, que tendrá a su cargo destacar anualmente a un ciudadano que se desempeñe con méritos en el quehacer cultural, y el homenaje se efectuaría durante ese feriado. (Archivo)  
La legislación destaca que, de aprobarse, no se menoscabaría ningún convenio colectivo aprobado.

Los 19 días feriados que hoy disfrutan la mayoría de las personas en Puerto Rico están a solo un plumazo del gobernador Alejandro García Padilla para ser historia.

El Senado y la Cámara de Representantes aprobaron este lunes en sus respectivas sesiones el informe del comité de conferencia sobre el Proyecto del Senado 1113, que con la firma del primer ejecutivo, reduciría automáticamente los días oficiales de 19 a 15. Dos de los días que serían cosa del pasado se conmemoran en julio, que recién comienza.

La pieza que, según su exposición de motivos, busca generar mayor competitividad y aumentar la productividad del Gobierno declararía como día de fiesta el tercer lunes de febrero, que en adelante sería el Día de los Próceres Puertorriqueños, y consolidaría en una misma fecha la celebración de los natalicios de Eugenio María de Hostos, José De Diego, Luis Muñoz Rivera, José Celso Barbosa, Ramón Emeterio Betances, Román Baldorioty de Castro, Luis Muñoz Marín, Ernesto Ramos Antonini y Luis A. Ferré.

Actualmente, el natalicio de Muñoz Rivera se celebra el tercer lunes de julio, y el de Barbosa, el 27 de ese mes, y si la medida se convierte en ley, no se honrarían este año, pues tiene vigencia inmediata.

"Esta medida forma parte de un esfuerzo de transformación y reestructuración gubernamental dirigido a lograr mayor costo-eficiencia y reducir el gasto público", resalta la legislación.

El proyecto de administración dispone, además, que aunque no se concederá el día libre y formen parte del grupo de próceres que se recordarán en febrero, continuarán observándose como días conmemorativos los natalicios de De Hostos (11 de enero) y De Diego (16 de abril). La delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) había abogado para que lo mismo ocurriera con Barbosa, conocido como el "padre de la estadidad", pero la propuesta no prosperó.

Los cambios también incluyen la denominación del 19 de noviembre como el Día de la Cultura Puertorriqueña y el Descubrimiento de Puerto Rico. Asimismo, se creará la Comisión para el Reconocimiento Cultural, que tendrá a su cargo destacar anualmente a un ciudadano que se desempeñe con méritos en el quehacer cultural, y el homenaje se efectuaría durante ese feriado.

La comisión estaría compuesta por cinco miembros, a un término de dos años, y serían escogidos por el secretariado del Departamento de Estado y la dirección del Instituto de Cultura Puertorriqueña.

La lista de feriados que se mantendrían incluye el día de Año Nuevo (1 de enero), el Día de Reyes (6 de enero), el natalicio de Martin Luther King, Jr. (tercer lunes de enero), el Día de la Abolición de la Esclavitud (22 de marzo), Viernes Santo, el Día de la Conmemoración de los Muertos en la Guerra o "Memorial Day" (último lunes de mayo), el Día de la Independencia de Estados Unidos (4 de julio), el Día de la Constitución del Estado Libre Asociado (25 de julio).

Además, se continuaría celebrando el Día del Trabajo (primer lunes de septiembre), el Día de la Raza (segundo lunes de octubre), el Día del Veterano (11 de noviembre), el Día de Acción de Gracias (cuarto jueves de noviembre) y el Día de Navidad.

El natalicio de George Washington formaría parte del Día de los Presidentes, y se honraría también el tercer lunes de febrero, junto al Día de los Próceres Puertorriqueños.

La legislación destaca que, de aprobarse, no se menoscabaría ningún convenio colectivo aprobado.

"Los empleados cubiertos bajo dichos convenios tendrán derecho a continuar disfrutando de cualesquiera beneficios establecidos por virtud de los mismos, mientras estén en vigor y hasta su fecha de expiración", resalta la pieza.

Una vez caduque la vigencia, tendría que negociarse un nuevo acuerdo al amparo de la nueva ley.