Los padres podrán pasar por la escuela hasta el 11 de agosto para recibir orientación sobre el programa de Educación Especial y completar el proceso de matrícula. (ARCHIVO)  
DE confronta problemas con el flujo de padres que han enlistado a sus hijos en dicho programa.

El Programa de Educación Especial del Departamento de Educación, está contra el reloj, pues confronta problemas con la matrícula de estudiantes para este año escolar que inicia el próximo lunes, 14 de agosto.


Esta situación complica el proceso de asignación de recursos a las escuelas, por lo que el Departamento de Educación hace un llamado a los padres para que realicen los procesos a tiempo y que así sus niños puedan contar con los servicios necesarios.

“Hay padres que no han completado el proceso de matrícula y queremos asignar los recursos de manera correcta. Para los estudiantes que estén en la misma escuela, el proceso es continuo, por lo que sus padres no tienen que hacer nada. Pero aquellos que sus planteles hayan cerrado, deben pasar por la escuela receptora a ultimar detalles de matrícula”, explicó Eliezer Ramos Parés, secretario Asociado del Programa de Educación Especial.

Según el secretario asociado, actualmente se encuentran en el proceso de nombramientos de recursos y análisis para reasignar maestros para las plazas relacionadas al Programa de Educación Especial y si las matrículas varían sustancialmente en una u otra escuela, puede que no puedan cumplir con las expectativas y necesidades de esa población.

“Ahora mismo, estamos en el proceso de asignarle recursos terapistas, maestros de Educación Especial y Educación Física Adaptada y es importante que los padres completen el proceso de matrícula porque queremos asignar recursos de manera responsable. El proceso de reclutamiento de maestros está siendo analizado en conjunto con la matrícula de las escuelas para redistribuir los recursos que tenemos”, sostuvo Ramos.

Aunque el funcionario establece que la merma en matrículas para el Programa Educación Especial suele ser bastante común, aceptó que el cierre de escuelas y cambios en el sistema pudieron haber agravado la situación.

No obstante, Ramos aseguró que estarán cumpliendo con la meta de ofrecer los servicios necesarios y estableció que la respuesta de los padres será fundamental para alcanzar el objetivo de cara al inicio de clases.

Regresa a la portada