Lluvia de millones provoca eliminación de cuota en UPR

01/19/2013 |
La huelga en la UPR a lo largo de 2010 y 2011 es recordada por la excesiva violencia empleada de parte de las autoridades.  (Archivo)  
El proyecto nutre con $70 millones las arcas de la Universidad Puerto Rico.

Cumple lo que prometió el gobernador Alejandro García Padilla: ya está en manos de la Legislatura el proyecto de ley que le restituye a la Universidad de Puerto Rico (UPR) los fondos con los que puede derogar la cuota de $800 que les impuso a sus estudiantes y que provocó una larga huelga y escenas de violencia en los campus.

Con la medida, la UPR tendrá $70 millones adicionales de manera recurrente.

El proyecto elimina la llamada Beca Rivera Schatz otorgada a los estudiantes, ya que la misma no será necesaria una vez la Universidad vea restituida la base de su fórmula presupuestaria, informó Fortaleza.

La base de la fórmula de la UPR fue trastocada por la Ley 7 de Emergencia Fiscal, estatuto que también ordenó el despido de miles de empleados públicos.

El secretario de Asuntos Públicos de Santa Catalina, Jorge Colberg, anunció que esa beca cesaría una vez se desembolse la totalidad de los fondos de este semestre.

Subrayó que con el proyecto de García Padilla la UPR recibirá “más de lo que necesita” para cancelar la cuota estudiantil: $30 millones más.

Colberg sostuvo que no es posible extender la beca por las necesidades económicas que enfrenta el Gobierno, amén de que la razón de la misma dejará de existir.

El proyecto del Ejecutivo acota en su exposición de motivos que “se espera” que la Junta de Síndicos de la UPR derogue inmediatamente la Certificación 146 de 2009-2010, “y así se elimine la llamada Cuota de Estabilización de la Universidad”.

Quitar o no quitar la cuota es una decisión que deberá tomar la Junta de Síndicos una vez la Legislatura actúe.

El cuerpo rector de la Universidad sigue bajo el control de miembros nombrados por el ex gobernador Luis Fortuño y ha expresado que evaluará la petición del Gobierno a la luz de los fondos que ingresarán en la UPR.

La asignación recurrente de los $70 millones se da en virtud de ampliar la base de la fórmula del 9.6% sobre la rentas netas del Gobierno que recibe la Institución, base a la que se le eliminó una partida del Impuesto al Consumo (IVU).

El pasado gobierno también le restó a dicho cómputo las rentas y recaudos de otros impuestos ordenados por la Ley 7 y dinero depositado en el llamado Fondo de Interés Apremiante.

“Esta medida no solo es una de justicia, sino que le devuelve al primer centro docente del país la autonomía fiscal que mantuvo desde 1966 y que fuera arrebatada tres años atrás. Bajo mi administración, la UPR no es un gasto, es una inversión en el futuro del país”, acotó García Padilla al anunciar la radicación del proyecto.

El presidente del Consejo General de Estudiantes de Río Piedras, Álvaro Moreno Ávila, dijo que los universitarios preferirían que “la mal llamada Beca Rivera Schatz” se quede.

“Preferimos que se quede eso, ya sea directamente a los estudiantes como beca o que vaya a la UPR... Si verdaderamente se quiere aportar a la educación, dejarían ese dinero e invertirían más en educación”, sostuvo.

Moreno Ávila dijo no confiar en la Junta de Síndicos, ni en el presidente de la UPR, pero si se les restituyen los fondos, afirmó que estos no tendrán argumentos para no eliminar la cuota. “Lo que hace Fortaleza es forzando a que la quiten o los saca a ellos. Hay que ver cuán listos son los síndicos”, comentó.

El ex huelguista y ex síndico estudiantil René Vargas tampoco confía en la Junta de Síndico y dijo que si se concretase el fin de la cuota, será la victoria de dos huelgas estudiantiles.