Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Lo defiende sin decir quién la agredió

Por Nydia Bauzá / [email protected] 12/05/2017 |11:45 p.m.
Soniel Torres Suárez, quien describió el proceso de investigación como uno “atropellado” que ha afectado a su familia, no dio espacio para contestar preguntas y salió de inmediato de la conferencia de prensa. ([email protected])  
La empleada acompañó al legislador para exonerarlo de los hechos violentos.

Soniel Torres Suárez, quien señaló como agresor de violencia doméstica al representante Ramón Luis Rodríguez Ruiz y luego se retractó, se presentó públicamente ayer junto al legislador, pero solo para defenderlo de las imputaciones que lo podrían dejar fuera de la Asamblea Legislativa a menos de un año de haber juramentado al escaño.

En una conferencia de prensa en la que no contestó una sola pregunta de los medios de comunicación, Torres Suárez arremetió contra el presidente de la Cámara, Carlos “Johnny” Méndez, y contra la secretaria de Justicia, Wanda Vázquez.

Alegó que fue víctima de violencia doméstica y sostuvo que Rodríguez Ruiz, quien es su jefe, no fue el hombre que la agredió en el rostro el pasado 10 de noviembre, en Santa Isabel, pese a que en su primer relato de los hechos, lo identificó como victimario y como su pareja.

Ayer dijo que se había presentado a la conferencia de prensa en el Capitolio “libre y voluntariamente” y reclamó que el proceso “ha sido injusto, atropellante y duro”.

El primero en dirigirse a los periodistas fue el representante, quien sorpresivamente llamó a Torres Suárez, que estaba con un grupo de empleados. Antes de hablar, la mujer tomó por las manos a Rodríguez Ruiz.

“Solamente estoy pidiendo que se lleve el proceso de violencia doméstica como es. A mí no se me ha ofrecido seguridad ninguna. Tan es así que yo hice una declaración jurada desvinculando al representante de los hechos. Sí ocurrieron, pero el representante no tiene nada que ver con los mismos”, alegó Torres Suárez.

No reveló el nombre de su agresor, mientras reclamó no haber recibido protección de la Cámara de Representantes. “Yo pido un cese y desista de la Cámara, de Justicia, del que sea. Yo no me niego a declarar. Yo hice declaraciones, yo fui a Justicia. Yo lo que quiero es que me dejen en paz”, indicó la mujer que dirige la oficina de distrito del representante. 

“Nadie me obligó para llegar aquí. He continuado trabajando. El proceso de la Cámara no ha sido el más justo. A mí no se me ha brindado protección ninguna desde el inicio de la investigación. Tengo los detalles en una bitácora de cómo ha sido el proceso, de cómo nos han atropellado a mis padres y a mí, a mi familia, a mis hijos y cómo no me han dado el espacio ni me han protegido”, reclamó.

Responsabilizó a la Cámara por su seguridad. “Mi seguridad está en juego y el presidente ‘Johnny’ Méndez no ha hecho nada para salvaguardar la misma y si a mí me pasara algo es responsabilidad de la Cámara, porque yo como empleada se supone que se llevara a cabo un protocolo”, dijo.

Se quejó, además, de que a pesar de haber sido víctima de violencia doméstica su nombre saliera a relucir en la prensa. “No estoy acusada de nada, solamente soy una víctima y deben proteger mi seguridad y sobre todo mi identidad. La secretaria de Justicia, Wanda Vázquez, hizo expresiones en la radio diciendo mi nombre completo”, sostuvo.

 
Ramón Luis Rodríguez confirma que no va a renunciar

El representante es investigado originalmente por un incidente de violencia de género donde él inicialmente figuró como el agresor y la víctima era una empleada suya

Torres Suárez dijo que el exfiscal Ernie Cabán, quien conduce la investigación de la Cámara, fue a la casa de sus padres junto a un hombre que identificó como José Rodríguez. “Ha ido varias veces a mi casa y se identifica como que va de parte del presidente (de la Cámara). Le expresó a mis padres que el representante era un monstruo, que era peligroso, un loco. Están intimidando a mi familia, están creando el miedo”, aseguró.

Cabán dijo a Primera Hora que Rodríguez es un asistente asignado por la Cámara para asuntos procesales y añadió que a la perjudicada “le han dado un trato cordial, respetuoso, como se trata a las víctimas de Ley 54”.

Torres Suárez indicó que “estas son mis únicas declaraciones y yo necesito que la Cámara me deje en paz”. Entonces, una mujer que estaba junto al representante y que no se identificó, interrumpió las preguntas de la prensa. 

De inmediato, un hombre parado cerca del podio tomó de las manos a Torres Suárez y la sacó del salón.

Rechazó protección

Tanto el presidente de la Cámara, como la secretaria de Justicia aseguraron, en declaraciones separadas, que le ofrecieron protección a Torres Suárez y ésta la declinó.

“Quiero dejar esto bien claro para el récord: la víctima del caso de violencia doméstica que rodea al representante Rodríguez Ruiz nunca ha solicitado protección en el trabajo. Aun así, y protegiendo la integridad del cuerpo, así como los empleados que ahí laboran, en tres ocasiones distintas se le ofreció los servicios de seguridad y las tres veces ella rechazó el ofrecimiento”, sostuvo el líder cameral.

Méndez dijo que para que se le brinde protección en este caso, ella tiene que proveer el nombre del agresor, con el fin de darle el mayor grado de seguridad posible. “Esto tampoco ha sucedido y le solicitamos a la víctima que coopere con la investigación y diga quien fue su agresor”, señaló.

Por su parte, Vázquez, negó haber revelado alguna vez el nombre de Torres Suárez, pues “las investigaciones del Departamento (de Justicia) son confidenciales”.

“Conozco cómo reaccionan las víctimas de violencia doméstica. Probablemente forma parte de un patrón, lo hemos visto anteriormente. ¿Cuántas víctimas los medios no han visto que después que se da una querella se retractan? Así que sobre ese particular yo no le voy a echar las culpas a ella. Tampoco voy a crearle ninguna presión… simple y llanamente Justicia va a seguir con su investigación y el resultado será referido al FEI como es nuestra obligación”, explicó.

Regresa a la portada