Machete a beneficios y pensiones

02/28/2013 |
Blanca Paniagua y Annette González, líder del capítulo de retirados y presidenta de Servidores Públicos Unidos (SPU), respectivamente, encabezaron un reclamo en la plazoleta frente a las oficinas del Retiro en Hato Rey. (ismael.fernandez@gfrmedia.com)  
El Gobierno asegura que el problema es tan grave que había que tomar acciones rápidas y justas.

Tan pronto como julio de este año, los empleados del Gobierno central, corporaciones públicas y municipios empezarán a recibir 1.8% menos en sus cheques, ya que irá directo al Sistema de Retiro. Sin embargo, todos ellos tendrán menos beneficios a largo plazo cuando se retiren.

Ese fue el baño de agua fría que anunciaron ayer la secretaria de Hacienda, Melba Acosta; el presidente del Banco Gubernamental de Fomento (BGF), Javier Ferrer, y el administrador del Sistema de Retiro de Empleados del ELA, Héctor Mayol.

Los funcionarios calificaron los cambios como “medidas correctivas” que son urgentes o, de lo contrario, el sistema colapsará, habría que hacer nuevos despidos masivos y no habrá dinero para pagar las pensiones a los 116,658 ya retirados y los 131,361 empleados públicos que se jubilarán en el futuro.

Y es que el sistema está corto por $35,260 millones que está obligado a pagar.

Para poder corregir la situación, el primer paso será sacarles del cheque a todos los empleados públicos activos un 10%, equivalente a un 1.8% más de lo que se deduce actualmente.

Y aunque se supone que las personas ya retiradas del Gobierno no tendrán modificaciones en el pago regular, se les eliminarán los beneficios especiales, dejarán de recibir los bonos de verano y se les reducirán los bonos de Navidad de $600 a $425 para los que reciben $1,500 o menos de pensión, que son aproximadamente 84,000 personas. Ese grupo recibirá $25 más para medicinas.


Los que reciben más de $1,500 de pensión mensual, que son cerca de 24,000 personas, verán una reducción en el bono de Navidad de $600 a $200 y se les quitará completo el bono de $100 para medicinas.

También subirá, de manera escalonada, la edad para poder retirarse con una pensión completa, de esta manera, si usted está cobijado por la Ley 1, en lugar de poder retirarse a los 65 años, lo hará a los 67. Si le aplica la Ley 447, en lugar de poder jubilarse a los 58 años lo hará a los 65, mientras que los empleados que están bajo la Reforma 2000 no se podrán retirar a los 60, sino a los 67 años.

Los policías y los bomberos, que ahora se retiran al cumplir 50 años de edad o luego de 30 años de servicio, ahora tendrán que hacerlo a los 58 años para recibir la pensión.

Las medidas propuestas irán como un solo proyecto para evaluación de la Legislatura, en la que habrá vistas públicas, dijo la secretaria de Hacienda, y allí todos los que se quejaron de que no los incluyeron, como la Unión de Servidores Públicos Unidos, podrán dar sus recomendaciones.

Los que se jubilan bajo la Reforma 2000 ya no recibirán un pago global de pensión, sino que eso se dividirá en anualidades fijas y vitalicias, se informó.

Los únicos que a corto plazo se benefician son los 35,000 jubilados que reciben $400 mensuales de pensión, a quienes se les aumentará el cheque a $500.

Mientras, todos los beneficios que acumularon los empleados públicos cobijados por las leyes 1 y 447 se respetarán y pagarán hasta el 30 de junio de 2013, pero después de esa fecha quedan congelados. A partir de ahí en adelante se ajustará todo al nuevo plan. La pensión por mérito de la Ley 447 quedará eliminada también.

Además, se va a reducir un 50% de la aportación del Gobierno al plan médico para que no sobrepase los $600 anuales por persona si es que recibe menos de $1,500 mensuales. En el caso de los jubilados que reciben más de $1,500 mensuales se elimina toda la aportación al plan médico.

Acosta explicó que, de todos los ajustes, se hará lo posible por no tener que implementar ese último.

Pero eso no da, reconoció Acosta. Aun con todos estos cambios, el Gobierno tiene que sacar del Fondo General una partida de $100 millones adicionales, que –según la secretaria de Hacienda– saldrían de los cambios que se anunciarán más adelante al impuesto sobre venta y uso (IVU) y entre los que se prevén eliminar están todas las exenciones aprobadas, que de unas 10 que eran en un inicio, ahora van por cerca de 40. Adelantó que también habrá cambios en la Lotería, pero no los detalló.

“Las medidas pueden entenderse que son fuertes, sin embargo, el problema es bien fuerte, es bien grande, y lo que está en riesgo aquí es que las pensiones en el futuro no se puedan pagar y eso es lo que nosotros no podemos permitir”, declaró Acosta.

Lo que debe saber

Aquí un resumen de los cambios propuestos que deben entrar en vigor a más tardar el 1 de julio.

El cheque regular que reciben los pensionados se queda igual, pero los beneficios de las leyes especiales se eliminan.

Retirados que reciben $400 mensuales tendrán $100 más para un total de $500.

Los jubilados que reciben menos de $1,500: bono de Navidad bajará de $600 a $425, tendrán 50% menos para el plan médico, se les quitará el bono de verano, pero recibirán $25 más para medicinas.

Los jubilados que reciben más de $1,500 mensuales: bono de Navidad bajará de $600 a $200, se eliminarán el bono de verano y pagos para medicinas, así como la aportación adicional al plan médico. 

Los empleados bajo la Ley 447: aumentará la edad de retiro de 58 a 65 años. Se eliminará pensión por mérito.

Los empleados bajo la Ley 1: subirá la edad de retiro de 65 a 67 años.

Los que están bajo la Reforma 2000: aumentará la edad de 60 a 67 años para jubilarse (y el pago ya no será global, sino una cantidad fija anual).

Policías y bomberos: de 50 años de edad o que tienen 30 años de servicio aumentará la edad para retirarse a 58 años.

Todos los que están empleados: en lugar de sacarle del cheque  8.2%, le restarán un mínimo de 10% del salario para retiro.