Marcharán a La Fortaleza por eliminación de facilitadores de educación especial

Por Primerahora.com 06/02/2013 | 01:41 p.m.
Durante las vistas públicas del presupuesto de Educación, Rafael Román anticipó que durante el próximo año fiscal reclasificará a los facilitadores de educación especial.(carlos.giusti@gfrmedia.com)  
Protestarán este domingo desde El Capitolio para buscar el freno de las intenciones.

Ante la anunciada reclasificación de los facilitadores de educación especial a puestos con funciones administrativas, un grupo que apoya a los trabajadores que asisten a los estudiantes con necesidades especiales marchará este domingo desde El Capitolio hasta La Fortaleza en busca de frenar las intenciones del secretario de Educación, Rafael Román.

Durante las vistas públicas del presupuesto de Educación, Román anticipó que durante el próximo año fiscal, que comienza el 1 de julio, reclasificará a los facilitadores de educación especial como oficinistas III, y anticipó que ese cambio le generará a la agencia cerca de $20 millones en ahorros.

Sin embargo, el grupo de manifestantes -que incluye a padres, madres, maestros, directores escolares y facilitadres- argumentó que el plan del secretario perjudicará los servicios directos que se prestan a la población de educación especial, y lo que busca es beneficiar a la figura del director escolar, puesto que ocupó Román hasta que fue designado como secretario de Educación por el gobernador Alejandro García Padilla.

“Los recortes van dirigidos a nuestra población estudiantil con necesidades especiales, y aumenta significativamente las decisiones dirigidas a beneficiar la gestión administrativa del director escolar. Toda gestión del secretario del Departamento de Educación que intente disminuir las garantías procesales de nuestros hijos del Programa de Educación Especial debe ser detenida”, señala la convocatoria de los activistas.

“Es discrimen intentar minimizar los servicios que se prestan a nuestra población del Programa de Educación Especial. Aumentando la carga al maestro de educación especial, retroceder a los centros de servicios inaccesibles para la mayoría de los padres, quitarle del tiempo lectivo al estudiante, delegar la responsabilidad del programa en el director escolar cuando todos sabemos que las mayorías de las violaciones de derechos son cometidas precisamente por alguno de ellos”, añade.

Durante la audiencia pública sobre el presupuesto, Román indicó que no resulta viable otorgarles la permanencia a los facilitadores de Educación si no es a través de un puesto administrativo.

No obstante, afirmó que con la reclasificación, los facilitadores realizarían más labores administrativas, pero podrían continuar sirviendo a los estudiantes de educación especial.

Al llamamiento de los manifestantes se unieron los representantes novoprogresistas María Milagros Charbonier y Urayoán Hernández, quienes en una declaración escrita reclamaron al Gobernador que no elimine el puesto de los facilitadores por entender que perjudicaría a los estudiantes con algún tipo de discapacidad que requiera atención especial.

“Nos unimos al reclamo de los padres y madres de niños de educación especial para exigir que el Gobernador mantenga la posición del facilitador que tanta falta hace en el sistema público de enseñanza. Tanto es así que inicialmente este puesto estaba diseñado para atender a 80 niños por facilitador. Ahora, la cantidad es de un promedio de 130 estudiantes y aumentando”, señaló Charbonier.

La representante del Partido Nuevo Progresista dijo tener información de “que más de 100 directores escolares ya han solicitado la asignación de otros facilitadores adicionales para ayudar con la población de niños con impedimentos”.