No hay papeletas para los 330,000 electores inactivos

11/05/2012 | 06:41 p.m.
Así lo planteó este lunes, el presidente de la CEE, Héctor Conty Pérez.

La Comisión Estatal de Elecciones podría estar impedida de satisfacer toda la demanda de papeletas si se mantiene en pie la orden del tribunal federal en Puerto Rico, que da luz verde al voto de más de 330,000 electores inactivos en los comicios de este martes.

Así lo planteó este lunes, el presidente de la CEE, Héctor Conty Pérez, quien agregó que están preparados para una votación de 2,402,943 electores hábiles registrados. Sin embargo, la entidad sólo podría proveer unas 20,000 papeletas adicionales.

Conty Pérrez reaccionó a la determinación de la jueza federal Carmen Consuelo Vargas de permitirle a los más de 330,000 electores que no participaron en los comicios del 2008, –y que no se reactivaron antes de 17 de septiembre- emitir su voto en los colegios de añadidos a mano.

Luego de una reunión con los comisionados electorales de los seis partidos, en la que no hubo consenso, Conty Pérez ordenó que se acatara la orden del tribunal federal, que fue apelada ante el Primer Circuito de Apelaciones de Boston por el Partido Nuevo Progresista.

El comisionado electoral del PNP, Edwin Mundo, adelantó temprano en el día en que no respetará y retará la orden judicial por considerarla una ilegal.

¿Qué pasará si alguna persona trata de impedir que un elector de los que fueron eliminados de las listas vote?, cuestionó una periodista a Conty Pérez.

“Está violando una orden federal”, dijo.

Al insistírsele en la pregunta, el presidente de la CEE respondió: “allí (en el colegio electoral) hay más funcionarios de colegio y estoy seguro que otros funcionarios llevarán la situación a la junta de unidad”.

Agregó que, de no haber consenso en la junta de unidad, el reclamo podría ser levantado ante la comisión local, la CEE y, finalmente, ante los foros judiciales correspondientes.

Conty Pérez explicó que los colegios de añadidos a mano están diseñados para atender a menos de un centenar de electores. No obstante, la CEE ha tomado las provisiones necesarias para aumentar su capacidad a 300.

“El colegio de añadidos a mano no trabaja como un colegio común y corriente. A veces entrevistar y hacer el proceso con un elector, toma 15, 20 o 25 minutos. Y si el funcionario está comenzando, le puede tomar más… Promedien ustedes cuántos electores se pueden atender de 8:00 a 3:00”, señaló el funcionario electoral.

“Ese colegio va a tener una situación particular. Estarán trabajando con turnos hasta altas horas de la noche. Nosotros no vamos a impedir que nadie tenga su derecho a llevar a cabo el proceso de votación de acuerdo con la orden federal”, dijo.