No se renovarán contratos a empleados transitorios en Ponce

12/28/2012 |05:45 p.m.
El Municipio no ha revelado cuántos de lo que se estima son más de 500 empleados transitorios y por contrato se quedarán sin empleo a partir del 1 de enero.

El Municipio Autónomo de Ponce comenzó a entregarles cartas a empleados por contrato y transitorios en las que les notifican que sus contratos, que vencen el 31 de diciembre de 2012, no serán renovados.

De esta manera, se confirman las informaciones que han circulado en las pasadas semanas en la Ciudad Señorial y sobre las cuales la alcaldesa María "Mayita" Meléndez Altieri no había hecho expresiones categóricas.

El Municipio no ha revelado cuántos de lo que se estima son más de 500 empleados transitorios y por contrato se quedarán sin empleo a partir del 1 de enero.

Este medio recibió copia de una misiva, con fecha del 21 de diciembre, que le fue entregada a una empleada por contrato el jueves 27 de este mes. En la misma, la directora interina de Recursos Humanos, Angélica M. Ortiz Santiago, señala: “Debo notificarle que su nombramiento como -nombre del puesto- (transitorio) vence el 31 de diciembre de 2012. Le agradecemos los servicios prestados a este Municipio y le deseamos éxito en sus actividades futuras”.

Meléndez Altieri no accedió a ser entrevistada para contestar, entre otras cosas, si esta acción responde a una crisis fiscal del Municipio y, de ser así, cuánto va a contribuir en la estabilización; de qué manera se afectarán las operaciones municipales ante la merma de empleados; y si ha considerado volver a reducir la jornada laboral de los empleados regulares, o realizar despidos.

Ortiz Santiago, en declaraciones escritas enviadas a este medio el viernes, expresó lo siguiente: “Las cartas enviadas responden a contrataciones transitorias con fecha de terminación al 31 de diciembre de 2012. Este tipo de nombramiento no tiene bajo la ley una expectativa de renovación, ya que son a término de tiempo fijo. Estos nombramientos se hacen de acuerdo a la necesidad de servicio. Esto es parte del proceso rutinario de nombramientos que realizan los municipios en cuanto a puestos no permanentes”.

Contrataciones a tutiplén

Justiniano Díaz, recién electo asambleísta municipal de Ponce por el Partido Independentista Puertorriqueño y representante de la Unidad Laboral de Enfermeras y Empleados de la Salud (ULEES) que cobija alrededor de 150 empleados municipales de Ponce, indicó que existen unos 700 empleados transitorios y por contrato en la nómina del Municipio.

Al ser abordado sobre esta situación, mencionó que en el primer cuatrienio de Meléndez Altieri en el poder se hicieron alrededor de 1,000 contrataciones nuevas, y que entre 50 a 75 personas fueron convertidas en regulares. Aclaró que no necesariamente se les dieron plazas regulares a los empleados de mayor antigüedad, algunos de los cuales superan la década con el estatus transitorio.

Según Díaz, poco antes de que entrara en vigor la veda electoral el 7 de septiembre se reclutaron cerca de 450 empleados transitorios y por contrato.

“En ese momento le dije públicamente a la alcaldesa que estaba recargando la nómina. Yo cuestionaba, no que los contratara, sino que en seis meses los tendría que despedir”, expresó Díaz.

El Municipio de Ponce no ha confirmado ni negado esta información. Lo que dijo Meléndez Altieri en entrevistas radiales recientes fue que cada director de agencia evaluaría y determinaría cuáles contratos extendería, pero no especificó qué consideraciones se tomarían para ello. Tampoco precisó cuántos empleados transitorios y por contrato tiene el Ayuntamiento.

Vacaciones, pero, ¿y después?  

Díaz dijo que a estos trabajadores los habían enviado de vacaciones, unos en noviembre y otros en diciembre, con la incertidumbre de si tendrían empleo al regresar en enero. El Municipio está en receso hasta el 7 de enero y en esta época festiva solamente están trabajando las agencias de servicios escenciales.

Díaz y una empleada del Municipio que prefirió no ser identificada, dijeron por separado que la Oficina de Recursos Humanos y algunos supervisores les habían verbalizado a los trabajadores la intención de extender los pactos por contrato o transitorios hasta el 30 de junio de 2013, pero nunca lo pusieron por escrito. Sin embargo, en noviembre, pasadas las elecciones generales en las que Meléndez Altieri revalidó a un nuevo término, estos empleados comenzaron a escuchar que se quedarían desempleados a partir del 1 de enero.

El Municipio otorga contratos transitorios de seis meses de duración. La empleada anónima comentó que su contrato se renovó automáticamente por espacio de tres años, hasta ahora.

Según trascendió, muchos de los empleados transitorios sienten que fueron utilizados por Meléndez Altieri, pues entienden que los contrató para ganar su voto y revalidar, y ahora los echa a un lado.

La veda electoral vence el 14 de enero para los municipios y habrá que ver si se producen nuevas contrataciones a partir de esa fecha.

¿Se cumplió con la ley?

Díaz puntualizó que estas notificaciones no se emitieron en el periodo estipulado por ley, que es de 15 días antes del vencimiento del contrato.

“Estamos consultando con nuestra división legal para ver cómo vamos a proceder”, sostuvo el representante de ULEES.

Otro aspecto que llama la atención es la antigüedad de los empleados transitorios. Díaz dijo que, de acuerdo al reglamento vigente, después de un año de servicio y antes de los tres, el patrono puede hacer regular al empleado transitorio. De no hacerlo, al cumplirse tres años, automáticamente la plaza se convierte en regular. A pesar de esto, solamente conoce una reclamación que ha sido llevada al tribunal, la de un empleado que lleva 20 años como transitorio.

“Ellos participan de convocatorias, pero no los llaman y nombran a otras personas”, comentó sobre la práctica que se da, supuestamente, desde que el fenecido Rafael Cordero Santiago era alcalde.

La directora interina de Recursos Humanos tampoco se expresó sobre el particular.

“El que se tenga que despedir o cesantear empleados municipales es desastroso", opinó una fuente cercana al Municipio, que considera que la alcaldesa invirtió el dinero en actividades y proyectos que no les resuelven los problemas a la gente. "Es un indicador claro de cómo están las finanzas del Municipio. Había una tendencia que había que observar”.