¡Otra medicina amarga... auch!

02/02/2013 |
No bastó con el alza en la luz, y ayer se anunció otro aumento promedio de $20 por el agua.
Alberto Lázaro, titular de la AAA, anunció el aumento con el aval del gobernador Alejandro García Padilla. (Archivo)  

Ay, ay, ay, ay, canta y no llores... ¡qué tumbe al consumidor! Y, oiga, a solo un mes de que el gobernador Alejandro García Padilla asumiera el poder.

Pues sí, contrario a las promesas de campaña, un nuevo aumento en el agua se asoma y podría ser efectivo tan temprano como en el verano.

Así que no queda de otra: empiece a consumir con prudencia el agua en su hogar, industria o establecimiento comercial, porque la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) hizo el anuncio de una posible alza promedio en su factura de $20.58 más cada mes. Es decir, si su cargo mensual actual es de $29.71, lo verá aumentar hasta $50.29.

Aunque la propuesta de revisión tarifaria será sometida a vistas públicas para que todas las partes comenten, el presidente ejecutivo de la AAA, Alberto Lázaro, dejó entrever que es inminente y tiene el visto bueno de La Fortaleza.

“Hemos agotado todas las alternativas internas para reducir los gastos y conseguir ahorros o ingresos a corto plazo, pero aún así se necesitan más de $350 millones anuales para cumplir con la EPA (Agencia de Protección Ambiental), con los acuerdos federales y continuar operando el sistema”, afirmó Lázaro.

El nuevo presidente ejecutivo de la corporación pública responsabilizó, sin nombrar, a la administración de Luis Fortuño del aumento que anunció este viernes en la tarde. Parecería un discurso que se repite cuatrienio tras cuatrienio.

“En los pasados 4 años, por políticas públicas irresponsables, se aplazó la obligación de hacer aumentos escalonados de tarifas. Eso llevó a la agencia a tener que tomar prestado $240 millones el pasado año, que ahora nos toca pagar a nosotros”, dijo Lázaro.

Agregó que, de haberse ajustado la tarifa en pequeños incrementos, como estaba planificado en los pasados años, “el impacto en estos momentos hubiera sido menor”.

De aprobarse el aumento en la tarifa, su vigencia iniciará el 1 de julio próximo, cuando también comienza el nuevo año fiscal en el Gobierno.

Lázaro explicó que el aumento en la tarifa se distribuirá así: un cargo fijo de $10 para cumplir con la reglamentación ambiental federal (EPA); uno de $8 para atender el déficit, que asciende a $350 millones; uno fijo de $1 para atender las cuencas hidrográficas, que comenzará con el caño Martín Peña de San Juan; y un cargo fijo de $1 para los sistemas de comunidades rurales que están sin acueducto.

“Yo sé que $20 es difícil para alguna gente, a lo mejor para mí no lo es, pero para alguna gente sí. El cliente que paga el mínimo ahora va a pagar $12 adicionales, eso es duro, sí, lo reconocemos”, aceptó Lázaro.

Apenas tres horas después del anuncio de la nueva “medicina amarga”, García Padilla se comprometió a hacer todo lo posible para bajar el costo del agua y de la luz, otro incremento que se divulgó hace apenas tres días. El gobernador no precisó si el propuesto aumento en la tarifa de agua es irreversible. Nunca contestó.

“Yo le dije al país durante la campaña que yo no venía a mirar para atrás, ni a buscar excusas, ni a echar culpas. Por eso, como gobernador de Puerto Rico, independientemente de las irresponsabilidades de las pasadas administraciones, independientemente de la irresponsabilidad de las juntas de Gobierno de la AEE y la AAA... me hago responsable del futuro sin echar culpas y voy a trabajar para que en este cuatrienio baje el precio de la luz como prometí. Y ahora añado que voy a hacer todo lo que esté al alcance de mi gobierno para que también baje el precio del agua”, afirmó García Padilla.

Ante la reacción de García Padilla de que se evaluarían otras alternativas para evitar el aumento, se le preguntó directamente si el alza en el costo del agua sería final o no.

“Yo me reafirmo en que voy a hacer todo lo que esté a mi alcance para que dentro del cuatrienio baje el precio del agua, igual que el de la luz”, respondió García Padilla, sin ofrecer una respuesta categórica.

Tampoco clarificó si, de imponerse el alza, la misma sería provisional, por aquello de que al final de su cuatrienio al mando cumpla con la rebaja prometida.