Paga agua y luz en escuelas cerradas

Por Libni Sanjurjo / [email protected] 09/15/2017 |00:00 a.m.
Uno de los mayores problemas es el mantenimiento que requieren las escuelas, por lo que se recomienda brindarlo durante todo el año, lo que abonaría a que se deterioraran menos. (Archivo)  
Keleher pretende dejar los servicios hasta que se traspase el plantel a la nueva entidad.

La secretaria de Educación, Julia Keleher, indicó ayer que decidió no retirar el servicio de agua y luz de los planteles que cerraron el pasado semestre escolar como parte del proceso para rediseñar el sistema público de enseñanza. 

Sin embargo, la afirmación de la funcionaria contrasta con información provista en mayo pasado cuando se anunció que la medida produciría un ahorro aproximado de $7.7 millones anuales por concepto del agua y luz que se dejaría de pagar -el cálculo entonces era por el cierre de 184, pero esa cantidad bajó luego a 167.

 Keleher justificó a Primera Hora la “decisión de dejar la luz y agua hasta que se traspase a la entidad que lo va a recibir (la estructura), para conservar seguridad de la escuela”. 

“Sí lo dejamos, pero no me puedes decir que estoy pagando esas facturas porque estoy pagando factura de mayo. No estoy pagando factura de junio ni julio”.

Pero, ¿va a pagar junio y julio eventualmente?

“Eventualmente, cuando llegue la factura sí, pero eso no es por falta de conocimiento. Eso fue porque lo dejé así para traspasarlo a la persona que lo va a recibir”, respondió. 

El gobierno ha anunciado que el plan con los 167 planteles cerrados es convertirlos en espacios a favor del bienestar de la sociedad a través, por ejemplo, de las labores de instituciones sin fines de lucro o municipios para evitar que se conviertan en estorbos públicos u hospitalillos. 

El miércoles la Cámara de Representantes aprobó una medida que busca identificar las escuelas cerradas que siguen con ambos servicios para desactivar las cuentas y provocar ahorros.

De otro lado, Keleher aclaró que por carta instruyó a que se cortara las cuentas en determinadas escuelas que aún tenían los servicios, asunto al que hay que darle seguimiento para confirmar que se hizo, manifestó.

Sobre los $15.3 millones anuales que la Autoridad de Edificios Públicos tiene que pagar a bonistas por cinco escuelas que no usan, pero están comprometidas en bonos, la oficial de prensa de la agencia, Yolanda Rosaly, dijo que eso es asunto de los bonistas, y no se trabaja en Educación. 

Regresa a la portada