Presentan resolución para investigar al Colegio de Productores de Espectáculos

Por Primerahora.com 08/11/2013 | 01:24 p.m.
El representante Carlos Vargas Ferrer. (Archivo)  
Quiere investigar la implementación de la “Ley del Colegio de Productores de Espectáculos Públicos”.

Por entender que desalienta el crecimiento de la industria de productores de espectáculos, el representante Carlos Vargas Ferrer presentó una resolución para investigar la implementación de la “Ley del Colegio de Productores de Espectáculos Públicos” y el funcionamiento de esa entidad.

De aprobarse la medida del representante popular, la Comisión de Educación, para el Fomento de la Artes y la Cultura investigaría la estructura organizativa del Colegio de Productores, así como el texto del estatuto ante señalamientos sobre supuesta ambigüedad en los requisitos de colegiación que perjudica a los productores locales.

“Tanto la ley como el reglamento son bien ambiguos a la hora de los requisitos de colegiación de los aspirantes a producir eventos. Esto dificulta la entrada de nuevos colegiados”, manifestó el legislador en declaraciones escritas.

Vargas Ferrer criticó, entre otras cosas, que se coloque en manos de una junta compuesta por productores activos la decisión de quién es admitido al colegio y quién no, lo que, según dijo, podría provocar conflictos de interés si consideran alguna petición de algún promotor que planifique presentar un espectáculo que compita con algún proyecto de los miembros del organismo rector.

Asimismo, mencionó que el colegio “ha impuesto requisitos a aspirantes locales que no están contemplados en la ley o en su reglamento”, como exigir un bachillerato o estudios graduados en producción en una universidad acreditada.

 También comentó que el estatuto extiende a los productores locales algunos requisitos impuestos a los extranjeros, lo que dificulta el crecimiento de la industria nativa.

Vargas Ferrer dijo, además, que el comité a cargo de evaluar las solicitudes de colegiación presuntamente no se rige por ningún reglamento ni por “criterios objetivos” para hacer ese análisis.

“Este tipo de situaciones se pueden prestar para disuadir a personas que aspiren a producir eventos. Cuando la ley se concibe, se hace para proteger un mercado local de la intervención extranjera, no para limitarlo al punto de estancar su crecimiento”, puntualizó.