Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Que arde la UTIER por el sueldazo del nuevo director de la AEE

Por Primerahora.com 07/11/2018 |04:45 p.m.
Figueroa Jaramillo consideró ese monto como una falta de respeto. (Archivo)  
Exigen la renuncia de la junta de gobierno de la Corporación Pública.

La Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (UTIER) condenó el sueldazo del nuevo presidente de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y pide la renuncia de la Junta de Gobierno de la Corporación. 

El presidente de la UTIER, Ángel Figueroa Jaramillo tronó en declaraciones escritas por lo que consideró una  falta de respeto al pueblo puertorriqueño por parte del Gobierno de Ricardo Rosselló y la Junta de Gobierno de la AEE, por el nombramiento casi millonario de Rafael Díaz Granado como Director Ejecutivo.  

“Es lamentable como juegan con los recursos del pueblo de Puerto Rico, y fomentan los sueldos exagerados en momentos en que país se encuentra bajo el Titulo III de la Ley PROMESA” “este tipo de salario es del modelo privado en donde los altos ejecutivos se otorgan salarios exorbitantes y a los trabajadores se le quita los derechos” comentó Figueroa Jaramillo.  “A nombre de los trabajadores le pedimos la renuncia a toda la Junta de Gobierno de la Autoridad de Energía Eléctrica quienes le falta dignidad” fustigó Figueroa Jaramillo.

El líder sindical dijo que la llegada de Rafael Díaz Granado como Director Ejecutivo de la AEE con el sueldo de $750 dólares anuales se dan luego de la renuncia del exdirector, Higgins, quien tenia un sueldo $450 mil anuales. 

“Para colmo la salida de Higgins, a quien le importaba más el dinero, se da porque la AEE no pudo, -según la propia gerencia de la AEE- cumplir con un acuerdo monetario” condenó el presidente de la UTIER.

La Junta de la Corporación tiene que renunciar, pues descaradamente permite el sueldo de casi un millón de dólares de Díaz Granado, y el sueldo entre $60 mil a $70 mil del director saliente, Higgings, como miembro de la Junta de Gobierno, con un mínimo de responsabilidades comparado con su puesto anterior. 

“Es bochornoso y lamentable que funcionarios se sirva con la cuchara grande a expensas del pueblo de Puerto Rico” concluyó Figueroa Jaramillo.



Regresa a la portada