¿Qué nos depara el 2014 en temas económicos?

Por Rosita Marrero / rmarrero@primerahora.com 01/01/2014 |03:24 p.m.
El economista, José Alameda, indicó que la economía local tiene un problema de fuerzas negativas acumuladas y positivas. (Archivo)  
La llegada del nuevo año trae consigo una gran carga de incertidumbre y temores en torno a lo que ocurrirá con nuestra precaria situación económica.

La llegada del nuevo año trae consigo una gran carga de incertidumbre y temores en torno a lo que ocurrirá con nuestra precaria situación económica, con Moody', con los sistemas de retiros y con la calidad de vida de los puertorriqueños.

El economista, José Alameda, indicó que la economía local tiene un problema de fuerzas negativas acumuladas y positivas. 

“Tienes ahí una acumulación de efectos de esa fuerza negativa. En Puerto Rico  ha habido un cambio demográfico significativo. Tienes  una emigración de personas, medio millón,  que  se han ido. Eso, obviamente, reduce la demanda para muchas cosas”, dijo.

A su vez, agregó, hay un inventario de casas acumuladas y espacios comerciales en exceso.

“Hay una fuerza negativa acumulada. Eso va a limitar la expansión del sector de construcción. Siempre puede haber segmentos de la población que  tiene chavos para comprarse  una casa de $2 millones. Limita las ventas de los centros comerciales. Va a limitar la expansión de los centros comerciales”, ejemplificó.

La segunda fuerza negativa, señaló, es un sector de Gobierno que  brinda unos servicios públicos limitados por la  deuda pública acumulada,  lo que a su vez,   limita la expansión de infraestructura, con el agravante de que no  hay  fondos ARRA, ya que ese tipo de política de estímulos se limitó en Puerto Rico.  No lo hay. 

“Ahí tienes un déficit fiscal del Gobierno,  que ha tenido que lidiar con él, porque tienes unas casa acreditadora, Moody's, que tiene unos punzones apuntando, unos misiles apuntando para disparar. Eso ha puesto de prisa al Gobierno”, dramatizó.

Eso, indicó Alameda,  lleva a una  segunda condición, que son los sistemas de retiro: el central, el de  maestros y la judicatura, lo que coloca al Gobierno en  una situación fiscal precaria,  que le va a limitar las acciones para resolver.

 “El Gobierno  tiene que  resolver eso. Ya no puede aplazarlo. La vida de nuestro sistema  estaba ya limitada. El del ELA no tenía más que  un año y el de los maestros, siete. El problema es que  puedes decir que  tienes siete  años, pero el monto para capitalizar era de sobre $4 mil millones. No way, José”, destacó.

“Ya hemos visto la construcción, el gobierno  central y las corporaciones públicas con una situación difícil. Algunas clasificadas con bonos chatarra, que limita su  ida al mercado de bonos de financiamiento”, dijo.

Ante tan lúgrubre escenario, Alameda menciona unas fuerzas positivas, varias de ellas , dependiente de unos proyectos que tiene el Gobierno, que no se han concretado.

“Está las posibilidades de expansión de los servicios de salud , el Obama Care, que  aunque no se va a aplicar en toda su extensión  en  Puerto Rico, tienes $9 mil millones prorrateados en cuatro o cinco  años”, dijo.

“Pero   aun así,  las proyecciones de la población, es que se  va a reducir en todos los segmentos, incluyendo los viejos. La gente dice que la  proporción de  viejos es mayor. Sí,  pero proporcionalmente  vas a tener menos estratas, porque el baby boom se acabó”, dijo refiriéndose a la generación nacida  del 45 al 65, a partir del fin de la Segunda Guerra Mundial, cuando comenzaron a nacer niños.

“Lo de  mujeres pariendo  muchos hijos se acabó. Se redujo y se está reduciendo la tasa de nacimiento. El problema es que vas a tener menos viejos proporcionalmente. Puede ser que hay un  mayor número de viejos en  la  población total , pero vas a tener menos envejecientes, por la tendencia demográfica. Duran más, pero van a ser menos”, explicó.

“Va a tener más Obama Care, la parte positiva de  $9 millones, más capacidad por el lado de la salud. Pero va a limitar la transición demográfica, a menos gente”, acotó.

El economista ve como positivo el que la secretaria de Agricultura, Myrna Comas, considere  un proyecto relacionado con la  vulnerabilidad alimentaria, que  promete la expansión  de algunos sectores industriales  de la agricultura.

“Hay que  ver una serie de estrategias que  tiene de  desarrollo económico  sobre sectores de servicio, a través del Centro de Seguro Internacional, que propende a la actividad económica y a la  creación de empleos de  cuello blanco”, mencionó.

“No se sabe  qué  va a pasar con la  Base Roosevel Road. Hay  otro proyecto, Foraigned Trade Zones o  Zona de Comercio Libre en Aguadilla. Se plantea posibilidad de creación de  almacenes, establecimiento de  líneas aéreas y más negocios de  carga”, enumeró.

Pero esto son solo proyectos, le planteamos.

“Lo único que  se puede concretar son las cosas que han pasado y los efectos negativos, pero dentro de esas fuerzas positivas,  los proyectos que vienen,  si se materializan,  mitigan los daños de las fuerza negativas”, dijo con optimismo.


Tags

economía