Quiebra por desorden

Por Istra Pacheco 12/01/2016 |00:00 a.m.
 
En una extensa vista se debatió el cuadro tétrico de los sistemas de retiro del Gobierno.

El gobierno central ayer quedó como un monstruo insaciable que se aprovechó de los fondos que había en los sistemas de retiro de para maestros y otros empleados públicos para pagar otras partidas al punto de que los quebró y para el 2018 no habrá dinero para pagar las pensiones. 

“La situación es crítica... y hemos tenido que desarrollar mecanismos de protección para que no se use dinero (que proviene) del Fondo General”, dijo el director de la Administración de Sistemas de Retiro de empleados públicos, Pedro Ortiz , durante la continuación de las vistas de transición. 

A partir de 2018 si no se toma ninguna medida no saldrán cheques mensuales para pagarle a los retirados, lo que nunca ha ocurrido en la historia del país.

Según detalló el funcionario con la Ley 32 se suponía que el gobierno central hiciera aportaciones adicionales escalonadas al Sistema para poder ayudarlo a tener el suficiente efectivo con el que resolver la insuficiencia de fondos.

Sin embargo, el gobierno no ha cumplido con esas aportaciones como lo establece la ley. En total, la deuda asciende a unos $400 millones, estableció. En términos mensuales son unos $57 millones lo que se le deja de pagar.

Al mismo tiempo hay un desbalance entre la cantidad de pensionados y la cantidad de personas que actualmente aportan dinero a ese fondo, lo que ha recrudecido la difícil situación fiscal de ese sistema.

En total hay 120,527 pensionados recibiendo dinero mientras que hay 118,607 aportando, informó.

No obstante, Ortiz detalló que mientras el problema del gobierno central no se resuelva, y no se pueda hacer las inyecciones de fondos que se necesitan, el Sistema no puede capitalizar. Por esa razón entiende que aunque puede demandar al gobierno para que exigir el pago de lo que se le debe, la Junta de Directores ha decidido que no lo hará, teniendo en cuenta que pueden perder el litigio y que ir a los tribunales es costoso.

Miembros del comité de transición del gobierno entrante iniciaron una disputa con el administrador, por entender que no fue lo suficientemente proactivo a la hora de exigir que el gobierno les pagara. Luego, la discusión se centró en cuán prioritaria es para el gobierno la población retirada cuando, no solo le deben a los Sistemas de Retiro, sino que han sacado dinero de sus cuentas que no le correspondían.

La situación en el Sistema de Retiro de Maestros es muy similar, según consignó Wanda Santiago López, su directora, en una sesión aparte. Para ellos el déficit proyectado para este año será de alrededor de $300 millones.

“¿Está insolvente?”, se le preguntó a la funcionaria. “Claro hace muchos años. Eso lo dice la evaluación actuarial de los últimos seis años y eso es información pública”, indicó.

Santiago López dijo que el caso de los maestros puede tener consecuencias más terribles porque ellos no aportan al seguro social. Por lo tanto, si no se les pagara el cheque de jubilación quedarían es muy mala situación económica.

“Es la urgencia con la que hay que darle atención al sistema”, afirmó.

Regresa a la portada