Reciben con gran fiesta al gobernador electo Alejandro García Padilla - Ve el vídeo

11/07/2012 |09:48 p.m.
La plaza pública de Coamo se vistió de fiesta para recibir al gobernador electo Alejandro García Padilla.(Para GFR Media / Edgar Vázquez Colón)  
La plaza pública de Coamo se vistió de fiesta para recibir al líder popular.

“El aviso de tsunami se suspendió el martes”.

Con esas palabras, y entre risas, el gobernador electo, Alejandro García Padilla, resumió la dura campaña política que tuvo que enfrentar y en la que salió favorecido.

Como  un héroe nacional, con música y algarabía, García Padilla fue recibido anoche  en el pueblo que lo vio crecer. La plaza pública Luis Muñoz Rivera se vistió de fiesta y desde temprano cientos de populares se ubicaron frente a la tarima y por sus alrededores, y con bandera en mano y ataviados de color rojo, vitoreaban a coro: “¡Llegó papá!”

Cerca de las 9:00 de la noche, García Padilla hizo su llegada acompañado de su esposa Wilma Pastrana, su hermano el alcalde de Coamo, Juan Carlos Padilla, y otros líderes del Partido Popular Democrático. De hecho, todo el liderato del partido, electo o no, estuvo presente en la celebración.

La actividad fue precedida por varias orquestas de merengue y por una oración realizada por el párroco de la Iglesia católica.


“A nombre de todos los coameños y de mi familia, le damos la bienvenida a la casa al gobernador de todos los puertorriqueños”, dijo el alcalde de Coamo.

Juan Carlos agradeció la confianza depositada en su hermano y a todos los que hicieron posible que Alejandro alcanzara su meta.

“Sin ustedes, esto no sería posible”, comentó con voz que reflejaba emocionada.

“Aquí hay un equipo que pondrá primero la gente”, exclamó el alcalde en alusión al lema de campaña de su hermano, y se mostró muy contento y orgulloso por el logro de su hermano menor.

“Verlo triunfar es de mucho orgullo para los coameños y todo Puerto Rico”, dijo el alcalde, quien destacó que “ha sido duro el camino recorrido” debido a los ataques personalistas contra el candidato popular, pero aseguró que, mientras se tenga un objetivo claro, nada lo tumbará.

“Él no está solo, tiene a mucha gente y a nosotros para ayudarlo en esta nueva etapa de su vida”, destacó.

 El gobernador electo fue recibido con fuegos artificiales y, tras saludar a sus compueblanos, recordó los años que residió en Coamo. Mencionó que son muchas las vivencias maravillosas que guarda en su memoria y que son parte de su aprendizaje como ser humano.

“No importa el título que alcance, no se me olvida nunca de dónde salí”, sostuvo el  senador García Padilla.

Manifestó que llegó el momento de volver a fijarse en el mandato del pueblo. Sostuvo que los puertorriqueños salieron a votar con la bandera de Puerto Rico en el corazón.

“Ahora tenemos que trabajar para todos. De eso se trata un gobierno que pone primero a la gente”, indicó el primer ejecutivo electo, quien hizo un llamamiento a la unidad y a que todos los puertorriqueños de todos los partidos dejen a un lado las cosas que los dividen y trabajen por un mejor Puerto Rico.

“No importa por más que se multipliquen nuestros enemigos, yo no soy enemigo de nadie”, aseguró el líder popular.