Asimismo, elogió el acuerdo logrado entre el BGF y algunos de sus acreedores y catalogó el proceso como “exitoso” para el gobernador Ricardo Rosselló. (Archivo)  
“La Alcaldesa de San Juan se ha convertido en una vergüenza para su propio partido y por eso la abuchearon en la asamblea de su propio partido”, dijo en su característico tono Rivera Schatz.

El presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, le salió nuevamente al paso a la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz y  restó importancia a las críticas que ésta realizó respecto al acuerdo consensual realizado entre el Banco Gubernamental de Fomento (BGF) y sus acreedores a través del Título VI de la Ley Federal Promesa.

“La Alcaldesa de San Juan se ha convertido en una vergüenza para su propio partido y por eso la abuchearon en la asamblea de su propio partido”, dijo en su característico tono Rivera Schatz, cuando fue cuestionado sobre las expresiones de Cruz referente a la transacción preacordada para reestructurar la deuda del BGF.

Asimismo, elogió el acuerdo logrado entre el BGF y algunos de sus acreedores y catalogó el proceso como “exitoso” para el gobernador Ricardo Rosselló. Las expresiones del presidente del Senado, se dieron antes de su reunión semanal con el Gobernador.

Ayer la Alcaldesa de la capital envió un comunicado de prensa en el que dijo que el acuerdo de algunos bonistas con el BGF le tomó “por sorpresa”, al tiempo que dijo que el anuncio “más que ofrecer respuestas, pone en evidencia grandes interrogantes”.

“Una cosa parece estar totalmente clara: nuevamente el BGF está tratando de resolver sus problemas financieros quitándole recursos a los municipios. No acaban de entender que son los ayuntamientos los que están más cercanos a los problemas de la gente”, dijo Cruz.

Agregó que, precisamente hoy, tenía pautada una reunión con el presidente del BGF, Christian Sobrino, y los abogados de la firma legal Chadbourne & Parke, quienes tienen sus oficinas en Nueva York y poseen experiencia en procesos de quiebra.

“Este dinero con el que parece contar el BGF para resolver su problema no le pertenece. Lo he dicho desde el cuatrienio pasado. Por eso junto a otros municipios dimos la batalla para que se cumpliera con la Ley y se estableciera una cuenta especial -un Fideicomiso- donde el dinero que usan los municipios  para dar servicios no se mezclara con el dinero del Gobierno Central. Después de todo, no son los municipios los que han quebrado el Banco”, manifestó por escrito Cruz.

El acuerdo anunciado por el Gobernador es un intercambio que permitirá que los acreedores del BGF (incluyendo los municipios) escojan uno de tres bonos nuevos que se crearán utilizando como colateral los activos que posee hoy día la institución. Al momento, el BGF cuenta un 45% de firmas de sus acreedores. Para que la Junta de Supervisión Fiscal pueda certificar el acuerdo se necesita el 66% de las firmas. Posteriormente, el asunto tiene que ser consultado con el Tribunal Federal, donde se discutirá la deuda de Puerto Rico luego que el gobierno se acogiera al Título III de Promesa. 

Regresa a la portada