Rogelio Figueroa emite su voto

11/06/2012 | 12:34 p.m.
Rogelio Figueroa ejerció su derecho al voto en la escuela de las Parcelas Aguas Claras, en Ceiba. (gerald.lopez@gfrmedia.com)  
Tras asegurar que sentía que muchas personas votarían por sus propuestas, salió en la mañana con su madre a votar.

Ceiba. Aunque anoche pernoctó en San Juan, el candidato a la gobernación por el partido Puertorriqueños Por Puerto Rico (PPR), Rogelio Figueroa, madrugó para buscar tempranito a su principal y más importante electora: su madre Juanita García Noble.

Luego de realizar diversas entrevistas televisivas y telefónicas desde las 6:00 a.m. en el área metropolitana, Figueroa llegó cerca de las 8:00 a.m. al barrio y a la casa donde se crió para desayunar con García y llevarla a votar a la cercana escuela de las Parcelas Aguas Claras de este municipio.

Desde la panorámica terraza de la residencia, Figueroa, café en mano, dijo que "este es el día bonito. Estoy muy satisfecho con lo que hemos hecho hasta hoy, así que me siento bien lleno".

Al preguntársele sobre si habría una fuga de votos de sus seguidores hacia el PNP o el PPD, opinó que "tenemos muchísimos más votos que lo que la gente se espera, porque si hay algo que hemos visto en esta campaña es la frustración de la gente con los partidos que nos han administrado hasta ahora. Esa cuarta papeleta, en esta elección, es lo mejor porque separa el estatus de la parte de administrar el país".

Entre muslos de pollo, pastelillos de 'corned beef' y tostones que preparó su madre, Figueroa explicó que la campaña ha sido significativa para él porque ha habido un crecimiento personal de partido, al que considera maduro.

"Ha sido un triunfo personal. Una campaña de crecimiento personal y espiritual. Hemos conseguido traer una cultura de unidad y de no desigualdad. Hemos traido propuestas que no se tocaban antes, como el ambientalismo y la marginación", reflexionó. "Yo vengo de una comunidad marginada y desde allí mismo le estamos dando el poder a las personas para salir de eso. Todo el mundo debe saber que puede ser gobernador, que está al alcance de su mano", agregó.

Tras asegurar que sentía que muchas personas votarían por sus propuestas, por amor a Puerto Rico y no por miedo, alrededor de las 9:30 de la mañana, el líder del PPR salió junto a su madre hacia la cercana escuela en donde atendió múltiples saludos, muestras de cariño y hasta pedidos para fotos.

Simbólicamente, calzaba los tenis anaranjados que utilizó recientemente cuando caminó desde Guaynabo a Ceiba.

Tras esperar brevemente en la fila, y luego porque estuviese disponible un bolígrafo, Figueroa entró con su progenitora a la caseta, salieron y depositaron, primero las papeletas de ella, y luego regresó a la caseta, marcó sus papeletas y las depositó.

"Aquí va un coquitazo más en Puerto Rico. Invito al pueblo a que lo replique. Es un día hermoso, de celebración. Le pido a la gente que salga a votar, pero no por derrotar al otro como si esto fuese un juego, sino para que todo Puerto Rico gane con una política emergente de unidad social, no una política obsoleta. Que voten por el triunfo de todos", manifestó.

Luego de encontrarse con dos hermanos y una hermana en la misma escuela, y hasta con su maestra de primer grado, Figueroa partió cerca de las 10:30 a.m. rumbo al comité del PPR, en San Juan, donde primero se reuniría por unas horas y luego compartiría con sus seguidores mientras esperan los resultados.