Rogelio Figueroa: “Yo, yo no me quito de la política”

11/05/2012 |
Rogelio Figueroa dijo que los electores del partido Puertorriqueños por Puerto Rico han visto que los partidos tradicionales no funcionan. (gerald.lopez@gfrmedia.com)  
El ambientalismo pasó a segundo plano; ahora la colectividad defiende a los marginados.

Rogelio Figueroa “no se quita” de la política, independientemente del resultado electoral de mañana, martes.

El candidato a la Gobernación del partido Puertorriqueños por Puerto Rico (PPR) dice que un movimiento como el suyo busca transformar el país y, por eso, él va a continuar luchando por sacar del Gobierno “a los que se quedan con el dinero del pueblo”.

Si lo invitan a colaborar con el próximo gobernador, ¿acepta?

Después de las elecciones pasadas, me puse a disposición del gobernador (Luis Fortuño) y él lo que hizo fue traicionar a la gente de Ceiba. Trajo a “Such is life” (director del proyecto para el desarrollo de la antigua base Roosevelt Roads) y la comunidad tuvo que sacarlo a la fuerza. Yo le dije al gobernador que Such is life estaba maltratando a la comunidad. No, no colaboro. A esas personas –a los líderes del Partido Nuevo Progresista (PNP) y del Partido Popular Democrático (PPD)– hay que sacarlos (del poder). Estos proyectos ellos los quieren para un grupo de amigos.

¿Cuál es la agenda de Puertorriqueños por Puerto Rico en el 2012?

Inicialmente, hablábamos de del ambiente y la energía, pero no podíamos quedarnos ahí. Pasamos a lo próximo, a atender la situación de injusticia social que hay en Puerto Rico. Nuestra agenda es darle al pueblo lo que se le ha negado por tanto tiempo.

Figueroa insistió en que el PPD y el PNP son partidos idénticos, que ninguno atiende las necesidades del puertorriqueño marginado.

Dijo que el electorado del PPR ha visto que esas “colectividades no funcionan”. Que el PNP, por ejemplo, nació con un discurso de justicia social y se ha convertido en un partido que mantiene la pobreza a través de miedo. “ Mantiene la pobreza para buscar fondos federales, para que un grupito de personas los administre”, dijo.

Figueroa también acusó al Partido Nuevo Progresista de haber permitido el racismo en el interior de esa colectividad, cuando la inmensa mayoría de sus electores son negros, mulatos y mestizos.


Sobre el Partido Popular Democrático, el aspirante a la Gobernación afirmó que está fosilizado, que se va muriendo poco a poco.

Figueroa aseguró que lo que él quiere es administrar el Gobierno del país, sea bajo la colonia, la estadidad o la autonomía, y que poco a poco la gente en Puerto Rico se dará cuenta de que más allá de los partidos hay otras fuerzas que quieren tratar de mantener “las cosas igual”.

¿Tiene usted una varita mágica para cambiar a Puerto Rico?

Yo utilizo mi persona como ejemplo. Yo soy el menor de nueve hijos, del barrio Aguas Claras, de Ceiba, estudié en escuela pública y pude llegar a ser candidato a gobernador. Eso parece imposible para mucha gente, pero es posible.

Pero, ¿cómo se consiguen los 500,000 empleos que usted promete?

Parece mucho porque estamos acostumbrados a no tenerlos... Islandia tiene 11 meses de invierno al año, está cubierta de hielo, tiene volcanes y casi no tiene recursos naturales y es un país rico.

¿La condición de status no afecta la economía?

En lo más mínimo. Lo que afecta la economía es la desigualdad.... La enfermedad de los pueblos y por lo que los pueblos se levantan es por la desigualdad.

¿Va a votar en la papeleta sobre plebiscito?

En esa papeleta voy a escribir Puerto Rico, unidad, educación y empleo.

El aspirante a la Gobernación esquiva el tema del status, pero admite que alguna vez tuvo una ideología, la que abandonó “cuando maduró”. ¿Qué ideología? No la quiso revelar.

El líder del PPR rechazó, por otro lado, que en esta campaña haya sobreactuado, como dijeron algunos analistas, quienes opinaron que Figueroa sobreactuó, sobre todo, durante el debate de los candidatos a la Gobernación.

“Yo nunca sobreactúo... Yo siempre he dejado que las emociones me guíen. Soy firme a veces; a veces soy amoroso, otras analítico y a veces mesurado, pero tenemos que dejar ver que estamos rabiosos cuando hay unos partidos que lo que hacen es destruir esta tierra”, dijo el peperreísta, molesto con la crítica.

Figueroa arremetió contra algunos analistas que afirmó que “lo que hacen es busconear dentro de los partidos, dar mensajes distorsionados para que la gente siga votando por lo mismo”.

“Para mí –añadió–, ellos son traidores de esta tierra”.

Durante un desayuno con Primera Hora, Figueroa precisó que es social demócrata y que piensa que es posible armonizar el capitalismo y lo social; que los trabajadores y los patronos pueden llegar a acuerdos y las comunidades y los empresarios pueden trazar puntos comunes”.

¿Cuál ha sido la aportación del PPR a la política puertorriqueña?

Sacar el status de tema dominante. Nosotros pusimos, como en el plebiscito, el status en otra papeleta.

Sobre la competencia que suponen para el PPR los partidos emergentes en la política boricua, el candidato a la Gobernación dijo que ese debut no le molestó, que le hace eco a la necesidad de un cambio.

En cuanto a la ínfima cantidad de candidatos que el PPR presenta en la papeleta, el ingeniero dijo que es el “número justo” al que le podían dedicar tiempo y esfuerzo.