Romero se está "atragantando" la candidatura de Pierluisi

01/10/2013 |11:43 a.m.
Según Romero Carlos Romero Barceló, el PNP debe centrarse en su reorganización. (Archivo)  
Durante la reunión del Directorio encabezada por el renunciante presidente Luis Fortuño, el exgobernador Romero Barceló fue la única voz disidente al pronunciarse en contra de un interinato en el cargo directivo.

El exgobernador Carlos Romero Barceló arremetió hoy, jueves, contra las múltiples pretensiones del comisionado residente en Washington, Pedro Pierluisi, e insistió en que decisiones tomadas en el Partido Nuevo Progresista (PNP) representan "un golpe de estado" para favorecerlo en su aspiración de convertirse en presidente de la colectividad.

Romero Barceló dijo que se está "atragantando" la candidatura de Pierluisi para la presidencia y opinó que la asamblea general extraordinaria anunciada ayer por el Directorio no es realmente una asamblea sino votaciones separadas en 14 regiones.

"¿Cómo se va a radicar una moción en la asamblea? No hay manera porque (los participantes) están separados", argumentó molesto en entrevista radial (Noti Uno).

"Es un golpe de estado usando el reglamento para quedarse con el partido, para controlar el partido", sentenció Romero Barceló. "Se está violando el reglamento al no haber asamblea", opinó enérgico.

Durante la reunión del Directorio encabezada por el renunciante presidente Luis Fortuño, el exgobernador Romero Barceló fue la única voz disidente al pronunciarse en contra de un interinato en el cargo directivo, entre otros asuntos discutidos junto a otros 22 líderes novoprogresistas.

Ninguna de las otras personas reunidas en la citada reunión votó en contra de las determinaciones para escoger al nuevo presidente y Romero Barceló quedó en ese momento como único disidente, tras plantear antes de entrar al cónclave que se estaba "dando un golpe de estado" para favorecer a Pierluisi.

Uno de los planteamientos principales de Romero Barceló se centra en el refrán popular de que no se puede dar misa y repicar campanas a la vez, por entender que si Pierluisi está inmerso en sus responsabilidades en Washington como comisionado residente, será cuesta arriba atender, a la vez, los asuntos del PNP en Puerto Rico, encaminar la reorganización de la colectividad y adelantar sus movidas como potencial aspirante a la gobernación en el próximo cuatrienio.

"No tengo la menor duda de que esto va a dejar un mal sabor en la boca de muchos penepés y de muchos líderes locales y estatales. El PNP nació en contra de la dedocracia y esto es atragantarle al partido la candidatura de Pierluisi", argumentó Romero Barceló.

Preguntado sobre la argumentación de Pierluisi de que su prioridad es el partido y que no tiene múltiples aspiraciones, Romero Barceló declaró que "hay que tener fuerza de cara" para decir tales cosas.

De inmediato, tronó contra "la dedocracia" al implicar que movidas hechas por el exgobernador Luis Fortuño al nombrar como secretario a José "Pichy" Torres Zamora para favorecer a Pierluisi en sus aspiraciones por la presidencia.

"Todo está planchado", protestó Romero Barceló, quien sugirió que una asamblea supone convocar a todas las personas en un mismo lugar para dialogar y luego votar, pero el 3 de febrero miles de delegados novoprogresistas votarían por un presidente en 14 regiones separadas.

"Hay una serie de personas que pueden ser iguales o mejores que Pierluisi", sentenció al insistir en que se conceda plena oportunidad a la base del partido a decidir la presidencia y otros asuntos medulares. "Aquí esto se está atragantando, no se le está dando oportunidad a nadie", recalcó.

Expresó que le preocupa la accesibilidad que tiene ahora Pierluisi a las listas de los electores novoprogresistas, que pueden haber cambiado, lo que lo coloca en ventaja frente a cualquier otra persona que pretenda aspirar al cargo.

 Además de Pierluisi, el senador Thomas Rivera Schatz ha expresado interés en la presidencia, pero Romero Barceló reafirmó que no tiene un candidato preferido. Recordó que el PNP nació como colectividad defensora de la máxima participación democrática, en tiempos en el que un dominante Partido Popular Democrático, con Luis Muñoz Marín como líder, aplicaba constantemente lo que llamó "dedocracia" o decisiones impuestas desde la cúpula, sin mayor consulta, ni participación.

El PNP, en este momento, según Romero Barcelo, debe centrarse en su reorganización, pero estimó que lo resuelto por el Directorio generara malestar entre líderes locales y otros.

De acuerdo a Romero Barceló urge modificar el reglamento para, entre otros asuntos, evitar que la presidencia sea asumida por una persona con aspiraciones a la gobernación. "Ha llegado el momento de hacer ese cambio", puntualizó.

Sobre Rivera Schatz, dijo que "he hablado con Tommy dos o tres veces después de las elecciones y él está en la misma onda. Él entiende que la persona que presida ahora no debería tener aspiraciones".

"Yo no sé lo que él va a decidir, a lo mejor esto lo obliga a aspirar ahora (a la presidencia), aunque no quisiera. Sé que el cree que (el presidente) debe ser una persona que no tenga responsabilidades fuera de Puerto Rico y no tenga aspiraciones a ser candidato", recalcó.

Además, reafirmó su oposición a que Pierluisi presida la Comisión de Estatus creada ayer en el Directorio para impulsar la estadidad a raíz de los resultados del plebiscito del pasado 6 de noviembre.

"Quiere ser presidente del partido y también quiere ser presidente de la comisión. Nadie lo ha electo a él (Pierluisi), ni lo ha nominado presidente de la comisión. Él mismo se autoproclamó presidente de la comisión. Estamos empezando mal. Por qué no se reune la comisión y allí se elige un presidente, como usualmente ocurre en estos casos. Además, si él va a ser presidente del partido, como presidente, cuando va a cualquier reunión del partido, él puede presidir si quiere, como presidente del partido", protestó.

Una fuente ha señalado que el malestar de Romero Barceló surge porque tenía interés de que su hija, la exlegisladora Melinda Romero Donnelly, asumiera la secretaría del PNP, pero el exgobernador no ha comentado al respecto y también ha insistido en que no está impulsando la candidatura de Rivera Schatz a la presidencia.