Se oponen a pagar por recogido de basura en Cabo Rojo

Por Jackeline Del Toro 04/21/2017 |00:00 a.m.
Enid Dávila encontró “injusta” la medida del alcalde. (SUMINISTRADA / GERARDO CASTILLO)  
El cobro de $1.75 por una bolsa de 15 galones y de $3.40 por la de 30, representa un costo menor a lo propuesto en una ordenanza del 2004.

 “Mientras más usted recicle, menos usted va a pagar por la basura”. Así, el alcalde de Cabo Rojo, Roberto ‘Bobby’ Ramírez Kurtz, defendió la nueva ordenanza municipal que busca, según explicó, promover el reciclaje a través del cobro de un cargo por el manejo de los desperdicios sólidos, que será implementado en cerca de mes y medio.


El cobro de $1.75 por una bolsa de 15 galones y de $3.40 por la de 30, representa un costo menor a lo propuesto en una ordenanza que data del 2004, subrayó el ejecutivo municipal.

“Mientras más recicle, menos basura bota. Hemos hecho un cálculo, y una familia de cuatro, bota una bolsa de 15 galones a la semana, esa es la tamaño ‘kitchen’. Eso suma $7 al mes. Si es la de 30 galones, serían $13.60 al mes. La ordenanza de 2004 cobraba $9.50 el dron semanal, que son $38 dólares al mes”, detalló.

La compañía ConWaste tendrá a su cargo la venta de bolsas anaranjadas a través de ciertos locales comerciales, que pueden ser supermercados y gasolineras, entre otros. Se podrán adquirir individuales o en paquetes de cuatro, que sería el suministro para un mes.

 El Municipio le paga $1.5 millones al año por el recogido de basura en 30 mil residencias y más de tres mil comercios.

“Estamos tratando de darle más vida al vertedero. Acabamos de comprar una trinchera, que si tuviera 10 años de vida, al reciclar le añadimos cuatro años. Esto (la adquisición del terreno) se hace con empréstitos. Este es de $2 millones de Rural Development, que el Municipio tiene que pagar. Tenemos que pensar qué le vamos a dejar a las próximas generaciones”, sostuvo Ramírez Kurtz.

Tanto la empresa como personal del Municipio tendrán a cargo la orientación que se extenderá por todos los barrios y sectores de la ciudad, durante 45 días, a partir del próximo lunes, 25 de abril.

“Mientras más usted recicle, menos usted va a pagar por la basura. Estamos en el proceso de orientación sobre el proceso de reciclaje y el recogido de basura. Esto es un programa que va a impactar el reciclaje integral, ya sea en los drones azules o bolsas plásticas transparentes donde podrá echar el periódico, plástico, papel, cartón, menos el vidrio, porque en Puerto Rico no hay compañías que reciclen vidrio. En Cabo Rojo se recoge el 15% y esperamos aumentar a 50% en tres años”, expuso el mandatario, quien espera que cuando las personas escuchen los planteamientos, se reduzca la molestia que la medida ha causado en algunos.

La iniciativa aplica igualmente a los comercios. En cuanto a los residenciales públicos, aunque cuentan con la ventaja de que depositan en tangones, también se les va a enfatizar sobre la necesidad de reciclar.

Opuestos a pagar por las bolsas

Los cambios en el recogido de desperdicios sólidos decretados por el alcalde mediante ordenanza municipal, enfrentan el rechazo de la ciudadanía, según una muestra recogida por Suroeste a la salida de un supermercado de la localidad.

“Está fuerte, porque imagínate un comerciante que tiene que botar tanta basura. Primero debió decir que era para cubrir los costos de manejo de desperdicios sólidos. Para las residencias también está fuerte, porque 30 galones no es el tamaño de un dron”, indicó el comerciante Luis Flores.

Enid Dávila, por su parte opinó que “es injusto. Realmente, ya bastante estamos pagando para que encima tengamos que pagar por esto (la basura)”.

Otra que tronó contra la iniciativa fue Migdalia Troche al salir de hacer su compra. “Eso es un abuso que tienen con el pueblo. Yo entiendo que hay otras maneras si es para recaudar fondos o dinero para el pueblo, hay otras maneras, no seguir atacando el bolsillo de la gente. Y aquí no son todos por igual. Leí en la ordenanza que están exentos los del residencial. Aquí debemos pagar todos, porque no por que vivan en residencial… aquí todo el mundo trabaja y tenemos el mismo derecho”.

En tanto, Claribel Miranda, dijo no estar de acuerdo “porque va a haber quien por compromiso y responsabilidad quizá esté de acuerdo y lo haga. Pero parte de las personas va a tener una cantidad de basura, la va a depositar en otro lado y vamos a haber personas que vamos a salir perdiendo en todo esto. Eso es por bolsa. Si tienes un zafacón en tu casa, hay quien tiene dos. Pero vas a buscar tener uno y el resto de la basura, vas a buscar dónde depositarla”.


El comerciante Luis Flores asegura que se debió advertir que la medida busca “cubrir los costos de manejo de desperdicios sólidos”. (SUMINISTRADA / GERARDO CASTILLO)


Claribel Miranda entiende que no todo el mundo podrá cumplir con la ordenanza. (SUMINISTRADA / GERARDO CASTILLO)



Regresa a la portada