La decisión de García Feliciano se remonta a enero, luego de que se adelantara la elección para dirigir la Federación de Alcaldes. (ARCHIVO)  
Edwin García Feliciano no forma parte de la Federación de Alcaldes desde hace más de seis meses.

A más de seis meses de haber renunciado a la Federación de Alcaldes (FA) -organización que acoge a alcaldes novoprogresistas en función- el ejecutivo municipal de Camuy, Edwin García Feliciano, explicó cómo ha podido lidiar con los nuevos retos a consecuencia de no estar cubierto por dicha institución.


“Básicamente, es un poco complicado, porque la FA tiene una estructura administrativa: asesores, consultores que ayudan a los alcaldes. En ese sentido, yo estoy un poco solo. Así que tengo que hacer un esfuerzo mayor a lo ordinario para poder enfrentar todas estas situaciones del Banco Gubernamental de Fomento (BGF), si ve venden o no las cuentas del Centro de Recaudación de Ingresos Municipales de Puerto Rico (CRIM), qué proyectos nuevos se desarrollan para allegarle recursos adicionales al municipio. Así que es un reto tremendo, porque de ordinario eso no ocurre, o si ocurre, no es de la forma que ocurrió conmigo”, destacó el ejecutivo municipal, quien analizó muy bien su decisión ante de accionarla.

Según el alcalde, la FA ha echado a un lado el tema de la estadidad.

“Creo que eso es un aspecto que la FA como Institución ha abandonado. Y el señalamiento era en esa dirección para que se trabajase un área, que a mi juicio ha sido abandonada no solo a nivel de Puerto Rico, sino lo que tiene que ver con un mensaje de respeto. El mensaje que llevo, primero que nada, definición del estatus político. Si la definición es hacia la independencia, santo y bueno; si es hacia la libre asociación, santo y bueno; pero yo prefiero la estadidad. Y creo que ese es el mensaje más correcto porque ser inclusivo no es un mensaje de selección, de que tiene que salir la estadidad y se acabó el evento. Creo que buscando ese consenso es con lo que podemos solucionar este eterno problema”.

El alcalde fue enfático en que no se arrepiente de haber salido de la federación.

“¿Por qué salgo de la FA? Precisamente porque la institución tiene que proteger a sus socios, sus miembros, indistintamente que quiera que ‘Juan’ o ‘Pedro’ sea el portaestandarte de esa institución. Tiene que proteger a los demás y en este caso, no ocurrió”, preguntó. 

Regresa a la portada