Sorprendida Milagros Charbonier por orden sobre reembolsos

Por Gerardo Cordero / gerardo.cordero@gfrmedia.com 07/16/2013 | 07:32 p.m.
María Milagros Charbonier (Archivo)  
De los $900 autorizados para reembolsos mensuales, aspira a reclamar $400 cada mes.

La representante por el Partido Nuevo Progresista, María Milagros Charbonier, alegó este martes que le tomó por sorpresa la orden administrativa sobre reembolsos de gastos para los legisladores camerales firmada por el presidente Jaime Perelló.

Raúl Colón, portavoz de Charbonier, dijo que ella anticipó que de los $900 autorizados para reembolsos mensuales para cada representante, y que surgirían del presupuesto cameral aprobado en su oficina legislativa, en su caso aspira a reclamar $400 cada mes.

"Esta servidora se acogerá al mismo y estará utilizando solo $400 que ya están presupuestados para el uso de nuestras oficinas, pero le pedimos al señor Presidente de la Cámara que el restante de lo que pretende retener para gastos nos lo libere para sufragar otros gastos de la oficina, específicamente para pagar nómina", dijo Charbonier.

Este medio supo que los representantes populares y novoprogresistas desconocían detalles sobre las disposiciones de la orden administrativa en cuestión, que entró en vigor el 28 de junio pasado.

Perelló, en una rueda de prensa este martes, indicó que los reembolsos surgirían de los presupuestos de las oficinas de cada representante, y si un legislador comprometiera todas sus partidas, no tendría capital para reembolsos, por lo que insistió en la administración prudente de ese dinero.

 "Si en un momento (el representante) no tiene balance, tampoco habría reembolso", sostuvo Perelló al rechazar que la opción de pago de gastos por transportación u otros no representa una doble compensación.

Una fuente de la Cámara de Representante recordó que los legisladores de minoría reciben un presupuesto de unos $17,000 mensuales, con los cuales pagan su plantilla, entre ellos, un asesor legislativo, dos o tres oficiales de campo, una recepcionista, un jefe de oficina y un ayudante de comunicaciones.

Con el presupuesto, cada representante tiene que cubrir también gastos de actividades, seminarios y asuntos misceláneos relacionados con el trabajo legislativo, por lo que no hay margen sustancial para reembolsos significativos por transportación u otros permitidos en la citada orden.

Charbonier, quien escribió una carta a Perelló en torno a los reembolsos, desde el comienzo del cuatrienio ha censurado el salario que tienen disponible ahora los legisladores y ha destacado sobre todo lo insuficiente que resulta para quienes residen distantes de San Juan, y representan electores del interior u otras regiones metropolitanas.

Según Charbonier, el dinero que cobran los legisladores que residen lejos de El Capitolio no es suficiente, pues reciben $73,775 al año, sin incluir beneficios de dietas ni estipendio para transporte.

"¿Quién puede cobrar $1,700 quincenales ($3,400 mensuales) y venir desde Cabo Rojo todos los días hasta El Capitolio? Ese cheque es el que llega si te sacan contribuciones, Retiro y (la aportación a la Asociación de Empleados del) ELA. El mío llega un poquito más porque no me sacan AEELA ni Retiro, pero no tengo el beneficio de que cuando yo me retire de tener un retiro", expresó en febrero pasado la legisladora PNP.

El representante popular por el distrito de San Juan, José Báez, quien al igual que Charbonier es abogado, dijo que renunciaría a los reembolsos por transporte y tampoco los reclamaría por concepto de educación continua, como permite la orden 2013-09 firmada por Perelló.

Además, el también subsecretario del PPD opinó que la orden de Perelló puede verse como disposiciones que ponen "en peligro de incumplir” con el compromiso de su colectividad de “evitar la doble compensación" para los legisladores.

Los reembolsos por transporte representan un beneficio para los constituyentes que representan legisladores de pueblos distantes, dijo Báez, pero estimó que en términos de opinión pública se puede entender como doble compensación estos incentivos.

Báez opinó que una disposición que se refiere a otros gastos abre la puerta para encaminar reembolsos de diversa índole, lo que estaría acorde con la filosofía de legislador ciudadano que defiende.

Cuando se le preguntó si cree que son justos y razonables estos reembolsos, Báez admitió sus reparos sobre el alcance de la orden.

"No quiero demonizar el que se compense (por gastos de transporte) a aquellos legisladores que vivan alejados del área metropolitana (de San Juan)", dijo Báez. El que decide correr para legislador, tiene que atenerse a lo que provee económicamente ese cargo", sentenció al recordar que ha sido defensor del legislador ciudadano, incluso en términos más estrictos que como está definido ahora.