Urge "darle cariño" al PNP, según Romero Barceló

01/09/2013 | 06:36 p.m.
Sobre los nombramientos, opinó que le parecían "un golpe de estado" por entender que debieron consultarse en el Directorio.(gerald.lopez@gfrmedia.com)  
Se marchó inconforme hoy, miércoles, con decisiones tomadas en la primera reunión de 2013 del Directorio del Partido Nuevo Progresista (PNP).

El exgobernador Carlos Romero Barceló se marchó inconforme hoy, miércoles, con decisiones tomadas en la primera reunión de 2013 del Directorio del Partido Nuevo Progresista (PNP), colectividad a la que, según destacó, urge "darle cariño", tras los resultados de los comicios generales.

Romero Barceló, antes de la reunión, se pronunció interesado en llevar a la presidencia del PNP a una persona que no tenga intereses futuros de una candidatura a un puesto electivo y también se expresó incómodo con la designación, por parte de Luis Fortuño, del nuevo secretario de la colectividad, José "Pichy" Torres Zamora, así como de la tesorera, María Sánchez Bras.

Sobre los nombramientos, opinó que le parecían "un golpe de estado" por entender que debieron consultarse en el Directorio, pero el alcalde saliente de San Juan, Jorge Santini, así como la representante Jennifer González discreparon por separado de su apreciación.

González dijo que hubo una consulta electrónica sobre las designaciones, y Santini descartó que los nombramientos respondan a intereses para favorecer a Pedro Pierluisi ante sus aspiraciones a la presidencia.


Fortuño, por su parte, al culminar la reunión del Directorio, defendió sus nombramientos y explicó que lo que procedía, según el reglamento, era hacer las designaciones, a raíz de vacantes surgidas tras los comicios generales.

"Todo el mundo tiene derecho a su opinión, y se le respeta", afirmó Fortuño, al precisar que los asuntos resueltos en el Directorio se aprobaron con "22 votos a favor y uno en contra", de Romero Barceló.

"Entiendo que lo que dice el reglamento algunos no lo querramos, pero eso es lo que dice el reglamento y sería inapropiado en este momento venir a cambiarlo", sostuvo Fortuño, al referirse a las decisiones tras su renuncia a la presidencia.

El reglamento dispone que se debe nombrar a un expresidente como presidente interino por un periodo breve, antes de una asamblea general de delegados en la que se escogería a un nuevo líder. Si solo surge un candidato a la presidencia, la misma asamblea tendría que ratificarlo en la fecha determinada, en este caso, el próximo 3 de febrero.

Romero Barceló, al salir de la reunión, dijo a periodistas que "la gente cedió (ante sus planteamientos) porque se va a enmendar el reglamento" oportunamente, pero insistió en que lo deseable debería ser tener un presidente sin aspiraciones políticas, que se concentre en luchar por alcanzar la estadidad para Puerto Rico.

"Debió haberse dado tiempo para escoger a una persona que no tenga interés en candidatura para fortalecer el partido y dedicarse a la estadidad que es lo que une al partido", puntualizó Romero Barceló, quien recalcó que tras perder la gobernación, decenas de alcaldías y escaños legislativos en los comicios generales de 2012, urge "darle cariño" al partido.

Preguntado directamente sobre si favorece a Pedro Pierluisi o a Thomas Rivera Schatz para la presidencia del PNP, Romero Barceló respondió: "Todavía no hay candidato vamos a ver quienes radican". Se refirió a que aunque ambos líderes novoprogresistas han expresado interés en presidir la colectividad, no será hasta el lunes cuando se abrirá el periodo de cinco días para someter al PNP los documentos formales de esa candidatura.

En cuanto a la Comisión de Estatus creada por determinación del Directorio esta tarde, Romero Barceló dijo que en su caso ha estado trabajando por la estadidad en el Congreso tras conocerse los resultados del plebiscito que abrumadoramente favorecen la anexión plena del país a los Estados Unidos y rechazan la condición territorial colonial actual, según destacó.

Sin embargo, también expresó su insatisfacción con la designación de Pierluisi como cabeza de ese grupo. Al anunciar la comisión, Fortuño dijo que el comisionado residente en Washington encabezará ese grupo.

No obstante, al marcharse del comité del PNP, Romero Barceló sentenció que "la verdad es que el presidente (de la comisión) lo debe escoger el grupo".

En cuanto a los reparos de Romero Barceló por los nombramientos de Torres Zamora y Sánchez Bras, Fortuño comentó en rueda de prensa que el nuevo presidente electo en asamblea podrá nombrar en esos puestos a las personas que quiera.

"Ante un nuevo presidente o presidenta, escogerá a quien quiera asumir esos cargos", dijo Fortuño.

Sobre el estatus, Romero Barceló, por otro lado, dijo "ya yo estoy trabajando por la estadidad allá en el Congreso". Gestiones similares se le han atribuido, por separado y de manera independiente, a Ricky Rosselló, hijo del exgobernador Pedro Rosselló.

Al parecer, la Comisión de Estatus aspiraría a centralizar esfuerzos para hacer que el Congreso responda ante los resultados del plebiscito del pasado 6 de noviembre y evitar esfuerzos independientes o desarticulados.