Walgreens pierde permiso de construcción para farmacia en Ponce

10/04/2012 | 02:07 p.m.
El 25 de agosto de 2009, la cadena estadounidense obtuvo el permiso de construcción para ubicar un local sobre un pulmón verde situado en la intersección de la carretera PR-1 con el expreso PR-52.

La Oficina de Permisos del Municipio Autónomo de Ponce revocó la extensión indefinida del permiso de construcción que le había otorgado el 5 de septiembre a Walgreens, que pretende levantar una farmacia en un bosque urbano aledaño al expreso PR-52 en el sector Sabanetas.

El director de Permisos, Félix Camacho, dijo este jueves que la empresa solicitó la extensión del permiso una semana antes de que venciera la vigencia del mismo, en lugar de hacerlo con 30 días de anticipación como dispone el Reglamento de Ordenación Territorial.

 La concesión de la extensión fue firmada por el propio Camacho, quien en entrevista con este medio había defendido su gestión y asegurado que era permitido emitir ese documento sin fecha de caducidad.

“De acuerdo a la revisión del expediente que realizamos, pudimos confirmar que la solicitud de prórroga fue radicada ante la Oficina de Permisos el 31 de agosto de 2012, con solo siete días de anticipación a la fecha de vencimiento de la vigencia del permiso de construcción de referencia. Tomamos este curso de acción responsablemente tomando en cuenta nuestro deber ministerial de velar por la corrección de las determinaciones que emite nuestra oficina y corregir aquellas donde identificamos algún error”, manifestó Camacho mediante comunicado de prensa.

Esta determinación ocurre en momentos en que se le había reclamado a la alcaldesa de Ponce, María Meléndez Altieri, que aclarara por qué alegaba querer proteger el bosque urbano El Samán mientras su subalterno Camacho otorgaba una extensión indefinida que mantenía vivo el caso.

 Meléndez Altieri refirió el asunto a la Asamblea Municipal la semana pasada para que investigara cómo se pueden proteger legalmente este bosque y otros localizados alrededor de la ciudad.

El 25 de agosto de 2009, la cadena estadounidense obtuvo el permiso de construcción para ubicar un local sobre un pulmón verde situado en la intersección de la carretera PR-1 con el expreso PR-52. Sin embargo, la compañía no ha podido hacer nada porque el 6 de octubre de 2011 el gobierno municipal le revocó el permiso de tala y poda de árboles que había aprobado cuatro meses antes. Ambos son necesarios para proceder con las obras.

La revocación del permiso de poda obedeció a errores en el plan de mitigación sometido por la compañía. En su resolución, la Oficina de Permisos notificó erróneamente a Walgreens sobre el remedio que tenía para impugnar la decisión, tras lo cual se desató un largo proceso apelativo entre la empresa y los grupos que se oponen al proyecto -que incluye al Comité Amigos de los Árboles y a la farmacia de la comunidad Lorraine- que lleva 17 meses en foros administrativos y judiciales.

 Actualmente, el asunto del permiso de poda está ante el Tribunal Supremo.