Willito negoció con narco en aras de la paz

10/10/2012 |
El alcalde cagüeño William Miranda Torres dijo que, si no expresaba al lugarteniente del convicto federal Jaime “Peluche” Dávila Reyes lo que sentía, reventaba. (Archivo)  
Hay quien asegura que no habrá consecuencias políticas adversas.

A 27 días de que se celebren los comicios electorales en Puerto Rico y en momentos en que el alcalde de Caguas, William Miranda Torres, mantiene una amplia ventaja de 20 puntos (según una fuente) sobre su principal oponente, surge la denuncia de un acercamiento que le hizo “Willito” al segundo en mando de una ganga de narcos que controla los puntos en la ciudad.

Miranda Torres defendió su derecho a negociar la paz de las comunidades cagüeñas con el lugarteniente del convicto federal Jaime “Peluche” Dávila Reyes.

Aceptó que conversó con el presunto narcotraficante para intentar “detener la ola de disparos entre los residenciales Raúl Castellón y Jiménez García en Caguas”.

“Fue una cosa de Dios la que me dio la oportunidad de comunicarle al narcotraficante el temor que sentían los niños de ambas comunidades por la guerra que se ha desatado entre residenciales, sobre todo, porque los pequeñines se encuentran diariamente en la escuela de la comunidad, la escuela elemental Benita González”, relató el alcalde a Inés Quiles en Si no lo digo, reviento” por Radio Isla.

Hace año y medio –explicó– acudió a la escuela y dos niñas de nueve años le entregaron cartas casi idénticas. La única diferencia es que una residía en un residencial y la otra en el otro.

Cuando se encontró con el narcotraficante, en un torneo de baloncesto –relató–, le hizo el acercamiento para pedir su consideración mostrándole las cartas como persuasivo.

La negociación trajo la paz a esas comunidades, aunque solo por varias semanas, reconoció.

“En ciudades de Latinoamérica también se negocia con los narcos para poder controlar el crimen en sus ciudades”, apuntó.

De imprudencias e hipocreSías

La divulgación de ese acercamiento hecho por Miranda Torres a un narco causó asombro en unos y críticas y censuras en otros.

El analista penepé Carlos Díaz Olivo dijo que “ el alcalde ha cometido un grave error”.

“Con los criminales no se negocia. A los criminales se les combate. Cuando entras en arreglos de esa naturaleza, el efecto es que acaba la oficialidad del Estado sucumbiendo ante estos delincuentes. Por los niños es que hay que combatirlos”, dijo.

“Lo estás tratando como un miembro legítimo de la sociedad y es un cáncer, una vergüenza”, agregó .

“Con todo el respeto que el alcalde se merece como persona, se equivocó. Esa no puede ser la estrategia para combatir la criminalidad. Yo hubiese preferido que hubiese dicho que se equivocó”, acotó.

Ignacio Rivera, analista estadista, expuso que “los alcaldes aquí y en Estados Unidos tienen que manejar los problemas de sus municipios”. “Si eso conlleva conocer el mundo del narcotráfico para llegar a entendidos que salven vidas, en este caso para evitar tiroteos, pues muy bien. Aquí y en Los Ángeles, eso es normal. Es el reflejo de una actividad delictiva que requiere que el alcalde esté envuelto en problemas específicos de su comarca”, dijo Rivera.

“Los alcaldes tienen que atender los problemas de su municipio, desde la salud hasta la delincuencia”.

¿Le afecta políticamente?

No creo que eso haga daño. Estamos a días de las elecciones. El pueblo ya sabe lo que quiere. Si ha hecho un buen trabajo, lo premiarán con la reelección. No le veo consecuencias.

El analista popular Luis Pabón Roca considera que “el alcalde cometió un error”.

“Pero en el contexto de la explicación que está dando, políticamente puede que sea incorrecto, pero desde el punto de vista humano y de la necesidad de sus constituyentes, tiene sentido”, acotó.

Puerto Rico, según Pabón Roca, vive una hipocresía porque nadie quiere reconocer la presencia y poder que tiene el narcotráfico en nuestra economía, en nuestro gobierno y en nuestro sistema de vida.

“En cierta medida, el alcalde reconoce lo que hace todo el mundo en este país, llámese empresario, político o banquero”, aseveró.

¿Puede tener un impacto?

No creo que tenga gran impacto en la política local de Caguas.