Wilma Pastrana sale complacida de La Fortaleza

11/12/2012 |03:29 p.m.
A Wilma Pastrana, esposa del gobernador electo, Alejandro García Padilla, le agradó la visita a La Fortaleza. (tonito.zayas@gfrmedia.com)  
Elogió a Lucé Vela y a Luis Fortuño por el cuidado que observó en las áreas visitadas.

La primera dama, Lucé Vela, y Wilma Pastrana, esposa del gobernador electo, Alejandro García Padilla, conversaron hoy, lunes, en La Fortaleza sobre asuntos familiares, de cara a las mudanzas que el resultado de los comicios generales impone para sus respectivas familias.

Mientras García Padilla y el gobernador Luis Fortuño centraron su diálogo en asuntos claves de la transición gubernamental, Vela y Pastrana dialogaron brevemente sobre temas familiares. Luego, visitaron algunos salones de la Mansión Ejecutiva.

Al salir de la que será su residencia a partir de enero, Pastrana reconoció ante periodistas que le agradó mucho el lugar y elogió a Vela y a Fortuño por el cuidado que observó en las áreas visitadas.

"Me encantó. Le han dado mucho cariño a la casa", sostuvo Pastrana, quien también comentó sobre el interés de que sus tres pequeños hijos continúen en sus escuelas "como de costumbre", a pesar de su mudanza a La Fortaleza.

El Salón del Trono, donde se reunieron Fortuño, Vela, García Padilla y Pastrana es uno de los espacios más elegantes de La Fortaleza, al igual que otros salones residenciales y de atención a invitados en el histórico edificio, conocido también como el Palacio de Santa Catalina.

Sin embargo, algunas áreas de la antigua estructura evidencian deterioro, producto de menos mantenimiento que a los niveles del área residencial del gobernador o a los frecuentados por funcionarios y visitantes especiales.

Uno de esas zonas es la Sala de los Periodistas en el primer nivel de La Fortaleza, donde las manchas de hongo en los techos, así como una deficiente iluminación generan un aspecto lúgubre.


La Sala de los Periodistas carece de líneas telefónicas, en gran parte de sus escritorios, y el sistema de conexión inalámbrica a internet no ha funcionado durante los pasados tres años, aseguraron reporteros que acuden regularmente al área.

Uno de los ayudantes de García Padilla reconoció hoy, lunes, la necesidad de mejorar el área.

Desde que Rafael Hernández Colón ganó la gobernación a principios de la década del 1970, no se vislumbraba la llegada de una familia con niños pequeños a La Fortaleza. Durante el primer cuatrienio de Hernández Colón a partir de 1973, sus hijos Juan Eugenio, Dora, José Alfredo y Rafael tenían de tres, siete, 11 y 12, respectivamente.

Los hijos de García Padilla, Ana Patricia, Juan Pablo y Diego tienen 10, 8 y 5 años, respectivamente. El nuevo gobernador, su esposa e hijos constituyen la familia popular más joven y numerosa en La Fortaleza, después de Hernández Colón.

Antes que García Padilla, el exgobernador Aníbal Acevedo Vilá y su esposa Luisa Gándara llegaron a La Fortaleza con sus hijos Gabriela y Juan Carlos ya adolescentestes. Mientras, Sila Calderón, al asumir la gobernación, no convivió en la mansión ejecutiva con sus hijas porque ya ambas eran adultas.

En el caso de los gobernadores novoprogresistas, los tres hijos de Pedro Rosselló, Luis, Pedro y Ricky, al igual que los de Hernández Colón vivieron parte de su infancia en La Fortaleza y de igual forma le ocurrió a Melinda Romero, la hija del exgobernador Carlos Romero Barceló.

Además de La Fortaleza, cada gobernador de turno tiene disponible para su familia una casa de campo en las montañas de Jájome, en Cayey, así como una residencia de playa, en Fajardo.

Fortuño y Vela, durante los pasados cuatro años, han concentrado su estancia en La Fortaleza y pocas veces han frecuentado la casa de Jájome. Sus tres hijos, en este periodo, se han mantenido mayormente en los Estados Unidos, donde cursan estudios universitarios.