A falta de caballo, quinceañera alemana salta vallas con vaca

04/05/2011 | 11:32 a.m.
Regina Mayer salta con su vaca Luna una valla improvisada en su finca en Alemania. Regina, de 15 años, deseaba un caballo de regalo de quinceañero pero sus padres no podían comprarlo. (AP / Kerstin Joensson)  
"Ella cree que es un caballo", asegura la rubia Regina sobre su vaca Luna.

Alemania. Cuando los padres de Regina Mayer se negaron a comprarle un caballo, la inventiva quinceañera no se enfurruñó ni se encerró en su cuarto. En cambio, recurrió a una vaca llamada Luna para hacer realidad sus sueños de amazona.

Horas de entrenamiento y toneladas de golosinas, ruegos y caricias obtuvieron resultados impresionantes: Regina no sólo cabalga durante horas por los campos pintorescos del sur de Alemania sino que hace saltar a Luna sobre una valla improvisada con cajones de cerveza y troncos pintados.

"Ella cree que es un caballo", dijo la rubia Regina recientemente, montada sobre la vaca blanca y café que pastaba impasiblemente.

Todo comenzó hace dos años, poco después del nacimiento de Luna en la propiedad de los Mayer en Laufen, una aldea cercana a la frontera con Austria.

Para empezar, le colocaba unas riendas y la llevaba a pasear. Poco a poco, Regina acostumbró a su vaca al contacto humano y a los aperos de equitación.

A los seis meses, llegó el momento de ver cómo reaccionaría Luna al peso de un jinete. Mayer se sentó en la montura y todo anduvo bien... al comienzo.

"Se portaba bien y caminaba normalmente", dijo Regina, ataviada con su equipo de equitación. "Pero después de unos metros quiso que desmontara. Era evidente que estaba enojada".

Luna y Regina se han convertido en amigas íntimas. Pasan juntas la mayoría de las tardes cuando la adolescente, que aspira a estudiar enfermería, regresa de la escuela.

La rutina incluye cepillar y mimar a la vaca, ensayar saltos y cabalgar durante una hora.

Es mucho trabajo, "pero lo disfruto", dijo Regina.

La joven no abandona sus esperanzas de tener un caballo y tal vez próximamente realice su sueño, pero dice que siempre sentirá afecto por Luna.

"Seguirá siendo mi consentida", dijo.