Dos inglesas las hermanas más longevas del libro Guinness

06/07/2012 |08:39 p.m.
Para celebrar el récord, su familia preparó una fiesta en la residencia de ancianos donde vive la hermana menor, Marjorie Ruddle, que nació el 21 de abril de 1907.  
Las hermanas actualmente viven en Peterborough y Stamford.

Londres.- Las inglesas Dorothy Richards y Marjorie Ruddle, de 108 y 105 años de edad respectivamente, entraron hoy en el libro Guinness de los Récords como las hermanas más longevas del mundo.

Las hermanas, que actualmente viven en Peterborough y Stamford (este de Inglaterra), acumulan entre ambas 213 años, 7 meses y 10 días de edad, lo que supone "la cifra más elevada de dos hermanas vivas", según la organización.

Para celebrar el récord, su familia preparó una fiesta en la residencia de ancianos donde vive la hermana menor, Marjorie Ruddle, que nació el 21 de abril de 1907.

Dorothy Richards, cuatro años mayor, nació el 15 de diciembre de 1903, dos días antes de que los hermanos Wright realizaran el primer vuelo a motor de la historia.

Pat Comber, hija de Ruddle, se mostró impresionada por la atención que sus familiares habían despertado y muy contenta por el reencuentro entre ambas.

"Lo que queríamos era que se vieran de nuevo. No se han visto durante tres años porque mi madre tiene una discapacidad y mi tía está muy débil. Pero hemos conseguido traer a Dorothy hasta aquí para que estén un rato juntas. Será un gusto para ellas", dijo Comber a la cadena BBC.

Ambas hermanas nacieron y crecieron en la localidad de Northampton (centro de Inglaterra) donde su padre dirigía una fábrica de zapatos para hombres.

Aunque tanto Dorothy como Marjorie se mudaron a Londres para seguir con su educación, la muerte repentina de su madre las hizo volver a su población natal para hacerse cargo de la casa.

Richards se casó con un óptico con quien tuvo tres hijos y se mudó a Stamford, donde gestionó una pequeña tienda de regalos.

Por su parte, su hermana contrajo matrimonio con un médico, con quien se mudó a Peterborough y tuvo una hija y dos hijos. Años después se quedó viuda y volvió a casarse con un arquitecto de la misma localidad.

La peculiar historia de ambas hermanas fue investigada por el marido de una de las bisnietas de Marjorie Ruddle, que se puso en contacto con los responsables del libro Guinness para verificar este récord.