Enamorados rusos bautizarán a 50 parejas de cucarachas de Madagascar

02/13/2012 | 11:43 a.m.
Los enamorados de Krasnoyarsk (Rusia) podrán bautizar con sus nombres a 50 parejas de cucarachas gigantes de Madagascar en el Día de San Valentín que se celebra mañana, anunció hoy el zoológico de la ciudad siberiana.(National Geographic)  
Los enamorados de Krasnoyarsk (Rusia) podrán bautizar con sus nombres a 50 parejas de cucarachas gigantes de Madagascar

Moscú.- Los enamorados de Krasnoyarsk (Rusia) podrán bautizar con sus nombres a 50 parejas de cucarachas gigantes de Madagascar en el Día de San Valentín que se celebra mañana, anunció hoy el zoológico de la ciudad siberiana.

El recinto ha preparado 50 certificados que dejarán constancia del peculiar bautizo, explicó a la agencia Interfax la directora científica del zoológico, Marina Shílikova.

Con esta original iniciativa la administración del zoológico pretende llamar la atención hacia una de sus grandes atracciones, que con el nombre "Supera tu miedo" ofrece a los visitantes la posibilidad de tocar a una cucaracha de Madagascar, una de las subespecies más grandes del mundo.

Según Shilikova, no todos son capaces de superar la barrera psicológica para tocar a los insectos.

Aunque el Día de San Valentín se ha convertido en la fiesta occidental más popular en Rusia, sólo el 39 por ciento de los rusos lo celebrarán mañana, sobre todo jóvenes menores de 24 años, según un estudio publicado hoy en la página web Superjob.ru.

En el extremo opuesto están los mayores de 45 años, entre los que sólo uno de cada seis encuestados felicitará a su pareja por el Día de los Enamorados.

San Valentín no lo tiene fácil para hacerse hueco en el calendario ortodoxo, donde los enamorados tiene reservada otra fecha -8 de julio- Día de la Familia, el Amor y la Fidelidad.

En Moscú, sin embargo, el Día de los Enamorados goza de cada vez más popularidad y se ha convertido en un filón para los comercios, que aprovechan la fiesta para aumentar sus ventas.

Flores y chocolates son el regalo por excelencia de la fecha, aunque muchos optan por invitar a su pareja a una cena romántica fuera de casa.