Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Inocente pasó 17 años preso por parecerse al sospechoso real

Por El Mercurio / Chile / GDA 06/16/2017 |01:55 p.m.
Ricky Amos (izquierda) y Richard Jones. (Kansas Department of Corrections)  
Pagó por el crimen cometido por otro.

Rick Jones llevaba 15 años en la cárcel, cuando otros reclusos le dijeron que existía otro frecuente reo que parecía su gemelo. Aparte de las semejanzas, tenían un color de piel parecido y hasta sus nombres sonaban parecido. ¿Podría ser que esa era la respuesta que por más de una década estuvo esperando Jones para poder comprender por qué había sido encerrado en la cárcel siendo inocente?

La desgracia de Jones comenzó en 1999, cuando un día en que él aseguró haber estado en su casa con su familia, un grupo de tres hombres asaltaron a una mujer en el estacionamiento de un Walmart en Missouri, que terminó con una herida en la rodilla. Los cargos fueron robo agravado con una condena de 19 años para Jones, quien siempre juró su inocencia. Al momento de entrar a prisión tenía dos hijas, una de ellas, de apenas algunos meses de edad. 

En el año 2015, Jones ya llevaba gran parte de la condena cumplida. Apenas le faltaban cuatro años para recobrar su libertad, cuando escuchó de otros presos que existía un hombre de extenso prontuario que era idéntico a él. Así que esperanzado, se puso en contacto con organizaciones que apoyan a los reos para demostrar su inocencia, y ellos le ayudaron a dar con el paradero de Ricky Amos.


(Kansas Department of Corrections)


Al comparar las imágenes de Jones y Amos, el parecido era innegable. Ambos miden alrededor de seis pies de alto y pesan más o menos 200 libras. Apenas tienen un año de diferencia de edad. “Cuando vi esa foto, todo tuvo sentido para mí”, comentó al Kansas City Star.

El renacer de Rick Jones 

Tras permanecer 17 años en la cárcel, de los 19 que había recibido de condena, Jones fue liberado el jueves pasado. 

Los testigos del asalto, incluyendo la víctima, aseguraron que al ver las fotografías de Jones y Amos, apenas podían distinguir quién fue efectivamente el autor del delito. Además, los testimonios de los otros dos sujetos presos por este caso hablaban de una dirección a la que habrían pasado a buscar a, supuestamente, Rick Jones, antes de cometer el asalto. Dicho lugar coincide con la casa en la que Ricky Amos vivió.

El día en que Jones fue liberado, su hija menor pudo verlo por primera vez desde que tiene memoria, y le presentaron a su pequeña nieta.


(GoFundMe)


La campaña Richard Jones is Finally Free, comenzada en GoFundMe, ya acumula más de 20 mil dólares de los 25 que tienen como meta, para ayudar a Jones a reintegrarse a su interrumpida vida.

Regresa a la portada

Tags

cárcelMissouri