Mujer paralizada usa su mente para controlar brazo robot

05/16/2012 |04:53 p.m.
Una mujer de Massachusetts que ha estado paralizada durante 15 años dirigió un brazo robot para que tomara una botella con café y la acercara a sus labios. (Archivo/AP)  
Una mujer de Massachusetts que ha estado paralizada durante 15 años dirigió un brazo robot para que tomara una botella con café y la acercara a sus labios.

Utilizando únicamente sus pensamientos, una mujer de Massachusetts que ha estado paralizada durante 15 años dirigió un brazo robot para que tomara una botella con café y la acercara a sus labios, reportaron investigadores sobre el avance más reciente para aprovechar impulsos eléctricos cerebrales a fin de ayudar a personas discapacitadas.

En el último año se han registrado historias similares que incluyen la de un hombre cuadripléjico en Pensilvania que hizo que un brazo robot saludara de mano a su novia y la de un hombre parcialmente paralizado que controló de manera remota un robot pequeño que se desplazó por un laboratorio suizo.

Es una cosa asombrosa, pero ¿la tecnología experimental de control mental ayudará alguna vez en la vida cotidiana a personas con parálisis?

Expertos en esta tecnología y en medicina de rehabilitación se manifiestan optimistas de que así será, una vez que mejore la tecnología y se reduzca el costo.

El reporte más reciente, el cual fue publicado el miércoles en el sitio de internet de la revista Nature, proviene de científicos de la Universidad de Brown, el Centro Médico Providence VA en Rhode Island, la Escuela de Medicina de Harvard y otros lugares.

Describe cómo dos personas que perdieron años atrás el uso de sus brazos y piernas debido a apoplejía fueron capaces de controlar brazos robots autónomos con la ayuda de un pequeño sensor implantado en sus cerebros.

El sensor, aproximadamente del tamaño de una aspirina para bebé, escucha la actividad eléctrica de algunas decenas de células cerebrales en momentos en que los participantes del estudio se imaginan moviendo sus brazos. El sensor envía entonces señales a una computadora, la cual las traduce en órdenes a los brazos robots.

Al computador se le enseñó de qué manera interpretar los patrones cerebrales a través de práctica mientras los participantes con parálisis observaban moverse los brazos robots y entonces imaginaban que ellos estaban moviendo sus propios brazos de la misma manera.

En una tarea para probar el sistema, los dos participantes intentaron dirigir un brazo robot para que alcanzara y apretara pelotas de espuma de poliuretano frente a ellos. El hombre tuvo éxito en menos de la mitad de sus intentos, pero la mujer fue capaz de lograrlo aproximadamente el 60% de las veces.

A la mujer, Cathy Hutchinson, de East Taunton, Massachusetts, se le pidió además utilizar el brazo para beber el café. Eso involucró recoger la botella, acercarla a sus labios para que pudiera beber a través de una pajilla y regresar la botella a la mesa. Ella lo logró en cuatro de seis intentos con el brazo, el cual fue programado especialmente para esta tarea.