Pareja vive en diminuta casa de 120 pies cuadrados

11/10/2012 | 04:23 p.m.
Ellos viven completamente de un sistema de energía solar y un sistema de plomería autosuficiente. (Facebook)  
Viven en sus propios términos y hacen lo que les gusta sin sentirse atrapados por una hipoteca, o tener la presión por obtener un salario más alto para poder pagar por más cosas.

Tres años atrás, Laura LaVoie y su esposo, Matt, decidieron que estaban cansados de sus 2,400 metros cuadrados de casa y comenzaron a construir una fracción de su tamaño. Claro que ellos disfrutaban de tener un gran espacio para que pudieran invitar amistades a su casa y hacer fiestas, pero en algún punto, el tamaño era demasiado abrumador.

"Empezamos a estar realmente atascado con muchas cosas, como el mantenimiento de la casa. Cada vez que llovía, nos preocupamos por el sótano, nos preocupamos por el techo", dijo Laura LaVoie para el periódico The Huffington Post. "Nos dimos cuenta que si reducíamos y construíamos algo por nosotros mismos, sabríamos exactamente que pasó y cómo solucionarlo si algo salió mal. Y habría mucho menos de qué preocuparnos."

Ahora, los LaVoie viven en una casa de 120 pies cuadrados, ubicada en las montañas Smokey, al norte de Asheville, en Carolina del Norte. Ellos viven completamente de un sistema de energía solar y un sistema de plomería autosuficiente.

El matrimonio se mudó a su nuevo pequeño hogar el pasado mayo, después de tres largos años de construcción. Su casa anterior fue en Atlanta, y para trabajar en su diminuta casa, viajaban durante los fines de semana a Asheville.

"Nos gastábamos los fines de semana allí construyendo, y entonces durante las próximas semanas aprendíamos a cómo construir algo que necesitáramos", expresó Laura. La pareja utilizó como recurso a la compañía Tumbleweed Tiny House Company para sus planes de construcción, junto con investigaciones que hicieron en libros y en Internet para construir su nueva casa.

Bajar de tamaño fue fácil, dijo Laura, sobre todo gracias a la tecnología. "Yo no sabía que hubiera sido tan fácilmente capaz de hacerlo si no fuera por la moderna era digital de la comunicación", explicó ella. Fue fácil consolidar todo porque podían hacerlo electrónicamente, y ahora tienen todos sus libros, música y películas en sus tabletas, que apenas ocupa espacio.

Una opción interesante que la pareja hizo al construir su casa fue no adaptarla para el invierno. "Podemos y, finalmente podremos -adaptar la casa-, pero decidimos que tenía sentido viajar ahora, especialmente durante las vacaciones para ver a la familia ", indicó Laura. 

Así que para los próximos meses, la pareja se hospedará en Michigan con la familia de Matt. De esta manera, ellos pueden disfrutar de unas vacaciones, pasar tiempo con la familia y no tener que preocuparse de mantener su pequeño hogar durante los meses fríos con nieve en las montañas.

Otro beneficio de vivir en la reducida casa es que Laura finalmente puede hacer trabajos que le placen. El trabajo de su esposo le permite trabajar desde su casa, pero cansada de su trabajo, ella quería seguir una carrera como escritora, lo cual ella sabía que no sería capaz de pagar sin reducir gastos.

Y la pequeña casa ha sido una solución perfecta, señala Laura. Ahora, pueden vivir en sus propios términos y hacer lo que les gusta sin sentirse atrapados por una hipoteca o las altas facturas. No tienen tensión o presión de tener un salario más alto para poder pagar por más cosas.

Por primera vez, Laura se siente muy comprometida con su propia vida. En lugar de llegar del trabajo a la casa, ver la televisión, ir a la cama y levantarse al día siguiente para hacer todo de nuevo, se puede tomar el tiempo para disfrutar de otras cosas, incluso si es sólo trabajar en la casa. "No me importa hacer las tareas del hogar más", señala.

"Y sólo el entorno -estar en las montañas viviendo y trabajando- es muy relajante. Es exactamente donde queremos estar", manifestó Laura.

Ella sabe que la vida minúscula no es para todos, pero señala que el concepto de una pequeña casa todavía se puede aplicar a cualquiera. "Si alguien no quiere reducir el tamaño y realmente le gusta lo que hace, entonces no debe hacerlo. Debe buscar otra cosa que lo  haga feliz y sentirse comprometido", comentó Laura. "Una vez que eliminas ese exceso de equipaje, vas a encontrarte mucho menos estresado día a día".