Pingüino perdido acaba en playa neozelandesa

06/21/2011 | 03:13 p.m.
Los especialistas dijeron que el pingüino tiene unos 10 meses de edad y una estatura de unos 32 pulgadas, y seguramente nació durante el invierno en la Antártida. (EFE/Richard Gill)  
El pingüino soportó un viaje de 2,000 millas antes de acabar en una playa.

Nueva Zelanda. Un joven pingüino Emperador aparentemente tomó una ruta equivocada mientras nadaba cerca de la Antártida y soportó un viaje de 2,000 millas antes de acabar en una playa de Nueva Zelanda: la primera vez en 44 años que una de estas aves ha sido vista libre en este país del Pacífico Sur.

El pingüino está lejos de casa, pero sano, bien alimentado y se ha convertido rápidamente en la atracción más popular en Nueva Zelanda. Si tan sólo pudiera hablar.

La lugareña Christine Wilton salió a pasear a su perrita Millie por la playa Peka Peka, en la costa noroccidental de la isla, cuando descubrió el pingüino el lunes por la tarde.

"Fue algo increíble verlo ... como si se hubiese lanzado en paracaídas", comentó Wilton.

"Se parecía al (personaje de la película) 'Happy Feet''', agregó en referencia a la cinta de 2006 protagonizada por un pingüino joven que acaba en un lugar muy lejos de su residencia habitual. "Se encontraba en el lugar totalmente equivocado", añadió.

Los especialistas en flora y fauna dijeron que el pingüino tiene unos 10 meses de edad y una estatura de unos 80 centímetros (32 pulgadas). Colin Miskelly, curador del Te Papa, el Museo de Nueva Zelanda, dijo que el pingüino seguramente nació durante el invierno en la Antártida.

Dijo que quizá su búsqueda de sepias y krill posiblemente le hizo desviarse y terminar a mucho muy lejos de la costa antártica.

Los pingüinos Emperador son los más altos y grandes de esas aves y pueden alcanzar una altura de 122 centímetros (4 pies), con un peso de 34 kilogramos (75 libras).

Miskelly no sabe la causa que desorientó a este pingüino y agregó que tiene aspecto sano y bien alimentado, con abundante tejido adiposo. Dijo que seguramente acudió a la playa a descansar.

Sin embargo, agregó, el pingüino tiene que encontrar la forma de regresar al sur pronto a fin de que pueda sobrevivir. A pesar de la llegada del invierno a Nueva Zelanda, el ave está probablemente acalorado y sediento. Dijo que ha estado comiendo arena mojada.

"No se da cuenta de que la arena no se va a derretir en su interior", dijo Miskelly. "Por lo general comen nieve, porque es su único líquido".

El curador dijo que el pájaro no corre peligro inmediato de deshidratación porque los pingüinos Emperador también pueden beber agua salada en el verano.

Un pequeño grupo de personas, la mayoría padres con niños, se reunieron el lunes para ver al pingüino en la playa, en la costa occidental de la Isla del Norte. Algunos lo fotografiaron mientras estaba de pie tranquilamente en la arena o mientras descansaba sobre la espuma del mar.