Policía española investiga sorteo de una noche en hotel con chica latina

12/20/2011 |11:30 a.m.
Foto del cartel que anuncia la rifa de una noche con una chica latina. La policía intenta localizar a la mujer y averiguar si está o no presionada, intimidada o incluso engañada. (eldiariomontanes.com)  
Las rifas se están vendiendo a un costo de 20 euros.

Santander.- La Policía española está investigando la aparición de unos carteles en algunos locutorios y peluquerías de la región de Cantabria (norte) en los que se anuncia un supuesto sorteo de una noche de hotel, y una botella de whisky, con una chica latina, según confirmaron a Efe fuentes policiales.

Una fotografía de una chica en ropa interior es el reclamo de estos carteles en los que se anuncia una "rifa de chica latina" en la que se explica que para optar a este sorteo se debe adquirir papeletas al precio de 20 euros cada una y se ofrece un teléfono de información.

Según publica hoy el periódico regional "El diario montañés", el ganador será aquel cuya papeleta coincida con las dos últimas cifras del premio gordo de la lotería de Navidad.

Los puntos de venta de estas papeletas se ubican en una peluquería y un locutorio de la ciudad de Santander, en una discoteca de Laredo y en un restaurante de Anero.

La dirección general de la Mujer de Cantabria recibió hace un par de días una queja por estos carteles y comenzó a investigar los hechos, según informó a Efe la directora general de Igualdad, Mujer y Juventud, Isabel Gómez-Barreda.

"Asustados" por la denuncia recibida, personal de la dirección general de la Mujer acudió a los locutorios y otros establecimientos donde se exhibían los carteles y comprobaron su existencia.

Al preguntar a los responsables de estos establecimientos sobre el origen de los cárteles, éstos se "hicieron los locos" y llegaron a decir al personal de la dirección general de la Mujer que "cuanto más se hablara de la rifa más se iba a vender".

Fuentes de la policía explicaron a Efe que están investigando qué hay detrás de la rifa y si la chica es mayor de edad y ha consentido el sorteo.

La policía intenta localizar a la mujer y averiguar si está o no presionada, intimidada o incluso engañada.

Tampoco descarta que todo puede tratarse de una estafa ya que, según recuerdan, se están vendido papeletas a 20 euros cada una.