Presos rumanos se divorcian y vuelven a casar para tener más visitas íntimas

10/12/2011 | 01:44 p.m.
Al casarse le otorgan 48 horas de visita íntima.

Bucarest.- Varios presos de una cárcel rumana se han divorciado y se han vuelto a casar con la misma mujer hasta cuatro veces para tener derecho a las visitas íntimas que se concede a los recién desposados, informa hoy la prensa local.

Los reclusos del penal de Vaslui, al noreste del país, disfrutan después del casamiento de una visita íntima de 48 horas, y durante todo el año siguiente pueden recibir a su cónyuge en este régimen dos horas cada mes.

Los presos que ya llevan casados más de un año, en cambio, sólo pueden recibir una vez cada tres o cuatro meses, con la condición de que trabajen y participen en actividades culturales y educativas.

Las autoridades de prisiones reconocen que son conscientes de esta original práctica para lograr más tiempo con su pareja.

"No podemos prohibírselo, así que se aprovechan plenamente de la ley que les da derecho a visitas íntimas tras la boda", ha explicado para la agencia Mediafax Nicolae Toma, portavoz del Penitenciario de Vaslui.