Retiran tres niños a una pareja por su afiliación política

11/24/2012 | 01:43 p.m.
El líder del Partido de la Independencia del Reino Unido, Nigel Farage, criticó duramente la decisión y dijo estar "molesto y enfadado".  
La directora del departamento de la infancia y los jóvenes del ayuntamiento de Rotherham, dijo que siempre intentan alojar a los niños en un ambiente "culturalmente sensato".

Los servicios sociales retiraron a una pareja británica el cuidado de tres niños que tenía en acogida por su afiliación al Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), ya que lo consideran "racista", según informó hoy el diario "Daily Telegraph".

La pareja, que llevaba siete años acogiendo, había pasado ocho semanas al cuidado de los tres niños cuando los servicios sociales se pudieron en contacto con ella por su pertenencia al partido político.

El ayuntamiento de Rotherham (norte de Inglaterra) alega que los niños no eran "nativos británicos blancos" y que le preocupaba la posición sobre inmigración de UKIP, un partido de derechas con un marcado carácter antieuropeo.

Los integrantes de la pareja que no han sido identificados revelaron en declaraciones al "Daily Telegraph" que los servicios sociales les habían acusado de pertenecer a un partido racista y el UKIP calificó la decisión de "atroz".

Las dos niñas y un niño, de una minoría étnica y procedentes de familias disfuncionales, fueron acogidos por la pareja el pasado septiembre.

La directora del departamento de la infancia y los jóvenes del ayuntamiento de Rotherham, Joyce Thacker, explicó hoy a la BBC que siempre intentan alojar a los niños en un ambiente "culturalmente sensato".

"Estos niños no son británicos y no éramos conscientes de las posturas políticas de los padres de acogida. Existen ideas muy duras en el partido UKIP y tenemos que pensar en el futuro de los niños", señaló Thacker.

Además, los servicios sociales matizaron que no existe una prohibición explícita para los miembros de UKIP a la hora de ser padres de acogida y que la pareja afectada será autorizada a hacerse cargo de otros niños en el futuro.

El líder del UKIP, Nigel Farage, criticó duramente la decisión y dijo estar "molesto y enfadado".

"Esta pareja ha estado acogiendo niños durante muchos años y son gente muy decente", explicó Farage que reconoció no estar sorprendido políticamente, ya que "se trata del típico fanatismo del Partido Laborista y los ayuntamientos gestionados por ellos".