Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Caos en hogar de ancianos por falta de luz

Por Femmy Irizarry Álvarez 12/12/2017 |11:45 p.m.
No reciben suministros del Gobierno.
Rubén Pérez Mercado, director del centro, dijo que necesitan agua, pañales desde small a extra large y pañitos húmedos, entre otros artículos. (Suministrada)  

Los moradores del Hogar Angelical Divino Niño Jesús, 11 ancianos, siguen sin el servicio de electricidad mientras empeoran sus condiciones de salud.

Rubén Pérez Mercado, administrador del centro, dijo que al tercer día del paso del huracán María seis residentes del asilo municipal, que quedó destruido, fueron trasladados allí.

“Ahora, con los del municipio, llevo lo que va de María para acá en charity, todos los costos y demás los estoy cubriendo yo”, sostuvo Pérez Mercado.

“Estamos bien marginados. No entiendo si en realidad es por cuestión de que ellos no pueden hacer nada como agencia o que estamos discriminados por la cuestión de que es política. La politiquería en Puerto Rico es lo que nos mata”, sentenció, y agregó que del Gobierno no llegan ni suministros.

Precisamente, el día de la visita de Primera Hora, un grupo de médicos boricuas residentes en los Estados Unidos y otros voluntarios llevaron ayuda médica y suministros como parte de “La Ruta de la Esperanza”. 

Diez de los residentes del hogar, que sigue con sus siete empleados, son del Departamento de la Familia (DF).

“El pago con Familia es un convenio donde si el paciente recibe cierta cantidad ellos hacen otra aportación y completan el pago. A esa aportación de Familia le suman el PAN” (Programa de Asistencia Nutricional), dijo Pérez Mercado.

En cuanto a los que llegaron del asilo, explicó que el contrato se volvió a rubricar hace unos 25 días “porque se firmaron con una fecha diferente”.

“Estamos sin luz y... ellos necesitan mattress de aire que no puedo conectarlos al generador”, denunció.

Mencionó que “también estoy usando tanques de oxígeno porque no puedo usar los concentradores eléctricos; tampoco puedo posicionar a los pacientes en la cama de posiciones por lo que las úlceras están en todo su apogeo”.

En cuanto a la ayuda de la alcaldía, el enfermero dijo que “lamentablemente tenemos que decir que el alcalde (Roberto Pagán) vino aquí hace una semana, desde la tormenta”.

Llevó agua y unas meriendas, pero no se comprometió a intervenir con las agencias pertinentes para resolver.

“El llamado es al alcalde, al Gobierno, a agencias como el Ombudsman y la Procuradora de los Envejecientes. Los primeros días vinieron agencias, preguntaron las necesidades y hasta el sol de hoy”, confesó al agregar que la fiscalía de Utuado prometió, trajo y cumplió.

También han recibido ayuda de los vecinos e iglesias.

Si usted quiere aportar al centro, este ubica en la carretera 129, intersección con la 4453, kilómetro 1.5 en el barrio Piletas de Lares.

Regresa a la portada