Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Crea una guía para conocer su pueblo

Por Josefina Barceló Jiménez / [email protected] 02/21/2018 |11:45 p.m.
La Dra. Maritza Álvarez Machín presenta a la Ciudad Samaritana en un libro conmemorativo por sus 200 años.
Entre 2009 y 2011, la doctora Maritza Álvarez Machín se dedicó a escribir sobre las bellezas y personajes de su pueblo de San Lorenzo. ([email protected])  

La Dra. Maritza Álvarez Machín nació y se crió en San Lorenzo, y aunque su vida profesional la trajo a vivir a San Juan, su corazón ha permanecido en su pueblo natal. 

De su infancia -allá para los años 60- recuerda los paseos que daba junto a su padre Víctor Álvarez y su hermana Denise, por la ribera del río Grande de Loíza, en busca de jicoteas, frambuesas y margaritas silvestres. También recuerda los cuentos de su abuelo y otros momentos preciosos que vivió en San Lorenzo.

Todas esas memorias y el amor que siente por su pueblo, la llevaron a escribir el libro “San Lorenzo: Guía cultural, turística y ecológica”, de editorial La Cigarra.

Contó la doctora en filosofía y letras con especialidad en literatura que, sus  ancestros por la parte Machín, descienden de los fundadores del pueblo, que se llamaba San Miguel de Hato Grande, hoy San Lorenzo.

“Hay una casa en San Lorenzo que data de 1883. La llaman la Casa Machín o casa de los Ramos, porque ambas familias la habitaron. Un día, en el 2009, estaba en casa de unas amistades y desde allí observé el deterioro insipiente de la casa Machín, la que era de mis ancestros. Es una de las pocas casas en Puerto Rico que quedan, hechas de madera del país y ladrillo, con techos en tejas de barro fabricadas aquí”, detalló.  

Fue en ese momento que Álvarez decidió que tenía que buscar los fondos para hacer dos cosas, documentar esa casa en su carácter histórico y arquitectónico y documentarla en un libro.

“Yo tenía un borrador escrito de un posible libro sobre San Lorenzo; pero fue ahí que me decidí oficialmente”, aseguró.

Entre 2009 al 2011 se dedicó a escribir y a identificar fondos para el libro. “Fue bien difícil. Por el día daba clases en la Politécnica y al llegar a casa a las 3:00 de la tarde, me sentaba con mis archivos a escribir hasta las 7:00 de la mañana. Dormía bien poco. Me di cuenta que no podía con ese trajín y dejé de dar clases por un año, para dedicarme al libro”, subrayó.

Afortunadamente, contó con el apoyo de su hermana, Denise. “Me mantuvo ese tiempo para que yo pudiera escribir. Ella lleva 35 años en Estados Unidos y a San Lorenzo en su corazón, igual que yo”, manifestó. 

Ya, con tiempo disponible, empezó a ir al pueblo y a los campos a entrevistar gente y a visitar lugares. “Quería documentar en el sitio exacto algunos lugares”, recalcó la autora. 

El libro tiene 570 páginas y está dividido en ocho capítulos: Turismo cultural y social, Turismo religioso y espiritual, Turismo arqueológico, Turismo ecológico y de aventura, Turismo escénico-rural, Turismo etnográfico, Servicios y Sanlorenceños destacados. 

El primer capítulo, Turismo cultural y social es la parte de bandera, himno, escudos, barrios, templo parroquial, plaza y residencias, otros. También incluye remanentes de las industrias de café, tabaco y caña que fueron el núcleo de la economía de San Lorenzo hasta los años 60. 

De las residencias hizo una descripción arquitectónica breve y un perfil genealógico de los residentes. Una de las casas documentadas, fue la del doctor Ovidio Buxó. “De un maletín viejo sacó las escrituras de la casa y resultó que esa residencia estuvo habitada por don José Gallisá Hernández, la segunda generación de los Gallisá en Puerto Rico, quienes eran oriundos de Cataluña. Ese era el bisabuelo del licenciado Carlos Gallisá Bisbal”, abundó.

En el segundo capítulo, Turismo religioso y espiritual, menciona iglesias y templos y varias anécdotas. Tiene la historia de la Samaritana, Julia Vázquez. “Era una mujer humilde que curaba con hierbas y aguas fluidizadas. Su fama se extendió por todo Puerto Rico”, ahondó Álvarez. 

Por ella, a la gente de San Lorenzo se les llama samaritanos y su cognomento es Ciudad Samaritana.

También cuenta sobre la aparición de la Virgen del Carmen y de Elena de Jesús. “Dicen que en San Lorenzo se apareció la Virgen del Carmen en el Cerro La Santa, en la Santa Peña y en la Montaña Santa. Hay testimonios de gente seria, ya fallecida, que contó de los milagros que ella realizó”, apuntó. 

“Por otro lado, dicen que no era una virgen, sino una predicadora protestante de nombre Elena Hugues de Curazao, conocida como Elenita de Jesús”, señaló. 

El capítulo de Turismo Arqueológico cuenta sobre lo rico que es San Lorenzo en  arte rupestre, tallado en piedra. “Hay más de 20 kilómetros a lo largo del río Grande de Loíza, el cual nace en el barrio Espino y hay petroglifos en el río Cayagúas”, aseguró.  

En el capítulo Turismo ecológico y de aventura informa que el Bosque Estatal Carite está localizado en la Sierra de Cayey y comparte jurisdicción con Caguas, Cayey, Guayama, Patillas, San Lorenzo y Yabucoa.

En el libro, la autora sugiere un recorrido por el segmento sur y sur-este del bosque, localizado en el barrio Espino, área de mayor altura en San Lorenzo. Describe la flora y fauna del lugar, -como el coquí guajón que embellece la portada del libro-, e incluye un mapa de los montes de San Lorenzo, creado por el  agrimensor Marcos Colón, para este libro.

“En Turismo escénico-rural, establecí rutas escénicas y recreativas por los diez barrios del pueblo y en Turismo etnográfico y en Servicios cubro festividades y gastronomía”, indicó.  

El último capítulo, está dedicado a los lorenceños destacados, entre estos el cantante internacional Chayanne, Carmita Jiménez, Rafaelito Muñoz, monseñor Antulio Parrilla, Dr. Antonio Fernós e Isern y varios trovadores. 

Según la autora, para ella era importante que quedara documentada la cultura, el turismo y la ecología de San Lorenzo, así como el origen de algunas familias fundadoras. 

“La idea era que el libro se publicara para conmemorar el bicentenario de la fundación del pueblo (1811-2011) , pero por falta de fondos no fue posible hasta ahora. Ese es el reto que enfrentamos muchos investigadores culturales que quieren dejar ese legado”, puntualizó. Para conseguir el libro, puede escribir a [email protected] o llamar al (787) 765-8806.

Regresa a la portada