Fuerte azote de calor en la zona oeste

Por Michelle Estrada Torres / [email protected] 08/31/2017 |00:00 a.m.
Heriberto Santana, de Cancel Boats, y Henry Santiago, de Johnny’s Boats, siempre procuran orientar a los turistas sobre la importancia de protegerse del sol. ([email protected])  
El índice subió a 110 grados ayer de Guánica a Moca.

Cuando el capitán Irving Rodríguez salió en su bote ayer a las 11:30 a.m. para llevar turistas a la isla Mata la Gata, el sol estaba encendido y pegaba muy fuerte.

“Comparado con días previos, hoy (ayer) estaba el sol que picaba. La brisa suele ser buena cuando uno va de camino a la isla, pero la brisa esta vez era caliente”, explicó Rodríguez, de Gina’s and Johnny’s Boats en La Parguera.

No en vano el Servicio Nacional de Meteorología de los Estados Unidos en Puerto Rico emitió una advertencia, pues el índice de calor desde Guánica hasta Moca subió a los 110 grados.

“Este verano ha habido días bien calurosos, otros normales, pero hoy (ayer) sí ha estado bien caliente”, dijo el capitán que siempre usa bloqueador solar y gorra.

El dueño de la Pescadería Froilán en este poblado, Hiram López, recibió el azote de calor al mediodía, mientras esperaba por clientes en la entrada del negocio.

“Aquí se sintió un vaporizo más o menos como a las 12:30 p.m. Era un día normal, pero al mediodía se puso bien caliente”, describió el pescador.

Su hijo, Hiram López Matías, estuvo pescando desde las 6:00 a.m. y cerca de las 11:00 a.m. experimentó lo fuerte.

“Hacía presión, pero es que en el agua uno se moja todo el tiempo y no se siente como tal. Sí se sintió la temperatura alta, pero ha habido días más calientes. El sábado pasado, de 11 a.m. a 5 p.m., la gente se iba de La Parguera y me decían que no aguantaban el calor. Era demasiado vapor”, indicó López Matías.

Heriberto Santana, de Cancel Boats, y Henry Santiago, de Johnny’s Boats, se protegían del sol bajo un quiosco de La Parguera mientras vigilaban potenciales clientes pasado el mediodía. Ambos coincidieron en que hacía calor como cualquier otro día en el sur.

“No veo mucho la diferencia. En estos días no hemos tenido un calor pegajoso porque ha hecho brisa”, comentó Santana, quien admitió que le encanta el sol y no usa bloqueador ni sombrero.

Sin embargo, a los turistas los orienta para que no vayan a sufrir ataques de calor en la playa.

“Les decimos que usen protector solar y que lleven por lo menos dos botellas de agua por persona por cada hora que pasarán en la isla”, señaló.

Santiago dijo que la mañana “estuvo bien caluroso”, pero nada anormal; sí se cubrió con un traje de baño de manga larga, sombrero y gafas.

Jeffrey Ríos, un boricua residente en Minnesota y quien tuvo un pasadía en el cayo Caracoles con amistades de distintos puntos de Estados Unidos, la pasó de maravilla.

“Está caluroso, pero normal. Llevamos agua, sunblock y gorra, y la pasamos bien”, manifestó el mayagüezano.

Yesenia Lamboy, hormiguereña residente en Nueva Jersey, se preparó con refrigerios para disfrutar un pasadía en una de las islas.

“Llevamos agua, refrescos, jugos y sunblock, aunque hay que quemarse un chispito para que nos crean que vinimos. Y tengo en mi bulto una blusa de manga larga por si el sol empieza a castigar”, indicó.

A Félix Hernández Irizarry, empleado municipal, le benefició la brisa mientras limpiaba el Parque Infantil de Lajas y áreas adyacentes.

“Hoy está bueno. Ayer (martes) sí que hizo calor”, dijo.

Regresa a la portada