Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Habrá que esperar más por la estatua de Colón

Por Femmy Irizarry Álvarez 01/29/2018 |11:45 p.m.
Su inauguración está en veremos tras el paso de María.
Otra de las situaciones que enfrentan los desarrolladores es que en la zona de Islote en Arecibo no hay electricidad, por lo tanto, para hacer alguna labor tienen que usar un generador.  

María paralizó los trabajos.

El arquitecto Roberto Alsina, a cargo del proyecto de la estatua de Cristóbal Colón en el barrio Islote de Arecibo, aceptó que “tristemente el huracán (María) se ha encargado de poner en suspenso todo el esfuerzo” para completar las obras.

“Estamos haciendo una evaluación profunda de qué fue lo que pasó, dónde estamos parados, cómo lo podemos recuperar y cuándo lo podríamos hacer”, sostuvo.

Aseguró que eso no significa que están colgando los guantes, si no que ponen en práctica “lo que se hace en el sector privado, un juicio crítico y concienzudo de dónde estamos parados y cuáles son las implicaciones económicas para poder ver cómo las vamos a manejar”.

El arquitecto de la firma Rame PSC dijo que el monumento no sufrió daño.  “Resistió la prueba del huracán”.

Sin embargo, sí se afectó el área del “beach club”, la finca y los accesos.

“Los daños no tienen directamente que ver con el monumento, pero sí con el establecimiento del negocio… El evento huracanado interrumpió el proyecto de construcción de todas las facilidades de apoyo que estaban pendientes de hacerse en la primera etapa, que era una placita alrededor del monumento, las áreas de estacionamiento, la rehabilitación del ‘beach club’ para poder tener el ‘visitor center’, los caminos y veredas”, explicó.

Parte de esa primera fase también incluía trabajos de reforestación, la que ahora será mayor “porque a mí me pelaron la finca completa”, confesó sobre el paso del poderoso ciclón.

Aceptó que parte del análisis que está haciendo el promotor del proyecto, José González Freyre, es “cómo la industria (turística) va a repuntar” para conocer cuándo sería prudente reabrir.

“Estamos mirando esto con detenimiento. Ahora mismo no hay actividad de reconstrucción que no sea limpieza y reparación menor de las cosas, pero todo ese proyecto grande que teníamos para poder abrir al público, pues, está ahora mismo detenido”, reiteró.

Dijo que quizás para el verano puedan abrir el área porque “a nosotros siempre nos ha interesado tener el patrocinio del público y tener una interacción mucho más activa que simplemente pasar y ver el monumento desde la distancia”.

Actualmente, aunque los ciudadanos pueden pasar por el área, no hay lugar para estacionarse.

“No tengo dónde recibirlos y las facilidades que estaba preparando para eso se me destrozaron y me va a coger un rato arreglarlas”, agregó.

Otra de las situaciones que enfrentan es que en esa zona no hay luz, por lo tanto, para hacer alguna labor tienen que usar un generador.

“Ahora tenemos el reto de cuándo me llega la electricidad, qué pasó con el tema del agua, hubo daños en las carreteras, cuánto de eso se ha ido arreglando… Ahora mismo el reto es que se pueda energizar el vecindario”, indicó.

Sobre la inauguración, para la cual se han anticipado fechas en múltiples ocasiones, Alsina dijo que podría ser para las próximas navidades.

“Yo veo que con suerte podríamos hablar de las navidades de este año y no tengo garantía ahora mismo”, confesó.

“Dependemos de muchos factores o variables de infraestructura que no están bajo nuestro control. Quedó en pausa en lo que se analiza todo esto, pero las intenciones son que sea lo más rápido posible”, agregó.

Respecto al artista ruso, Zurab Tsereteli, creador del monumento “Nacimiento de un Nuevo Mundo”, nombre que lleva la estatua, Alsina dijo que “él está feliz porque el monumento resistió”. El costo de su montaje alcanzó los $15 millones.

En cuanto al estimado de daños, el arquitecto mencionó que el equipo de trabajo continúa evaluando lo que cubre el seguro.

Controversial figura

Ante movimientos que se han dado en algunos países para remover los monumentos en honor a Cristóbal Colón, por ser un símbolo de odio, Alsina dijo que “algo que yo descubrí al envolverme en esto es que Cristóbal Colón es una figura que todavía, a pesar de los más de 500 años de historia que tiene, sigue siendo controversial”.

Indicó que “hay muchos grupos aborígenes y originarios de América que sostienen que lo que pasó fue una atrocidad, pero la realidad es que la historia es la historia y usted y yo no estaríamos hablando español si no hubiese sido la historia como fue”.

Recordó que aquí también en la Isla, en un principio, “hubo unas gestiones de personas que dicen que son herederos directos de los taínos, pero eso no llegó a mayores”.

Sin embargo, aceptó que “eso da hasta marketing, pero también nos puso al grupo gestor la obligación de hacer un análisis más profundo y concienzudo de cuáles son las dos caras de la moneda, en términos históricos, y cómo podemos integrar eso al proyecto, pero tristemente el huracán se ha encargado de poner en suspenso todo ese esfuerzo”, lamentó.

Regresa a la portada