Municipios reciben equipos para combatir el dengue

09/27/2012 | 01:10 p.m.
La Oficina para Asuntos de Seguridad Pública (OASP) entregó hoy 90 bombas hidráulicas para erradicar los posibles criaderos del peligroso insecto. (LUIS.ALCALADELOLMO@GFRMEDIA.COM)  
La Oficina para Asuntos de Seguridad Pública (OASP) entregó hoy 90 bombas hidráulicas para erradicar los posibles criaderos del peligroso insecto.

Como parte de los esfuerzos para combatir el mosquito Aedes Aedypti en la época pico de la temporada del dengue, la Oficina para Asuntos de Seguridad Pública (OASP) entregó hoy 90 bombas hidráulicas para erradicar los posibles criaderos del peligroso insecto.

Las bombas fueron entregadas a las Oficinas de Manejo de Emergencias de los 30 municipios con mayor incidencia de la enfermedad.

“El dengue hay que enfrentarlo y combatirlo de diferentes fuentes. Estos sistemas de bombeo tienen el propósito de reducir la fuente donde se desarrolla el mosquito, el agua limpia estancada”, explicó Heriberto Saurí, agente administrador de los fondos del Departamento de Seguridad Nacional (Department of Homeland Security), agencia federal que hizo la aportación económica para adquirir el equipo.

Con las bombas, el personal de manejo de emergencia, que fue adiestrado en el uso del equipo, vaciará los lugares identificados con agua estancada. El agua será llevada a través de las mangas hidráulicas a la alcantarilla más cercana.

“Hicimos entrega de 90 bombas para mover aguas estancadas. Esto se suma a los equipos de asperjación que se han entregado”, añadió Saurí.

 La iniciativa fue posible gracias a una inversión económica de $145 mil.

 “En la Oficina de Seguridad Pública estamos comprometidos con la campaña contra el dengue”, dijo Alfida Tomey, directora de la OASP.

La entrega de las bombas es la segunda parte de la iniciativa de la OASP en contra del dengue.

 La oficina hizo recientemente entrega de 120 máquinas de asperjación, además del equipo de seguridad para manejarlas como capacetes, gafas, mamelucos, delantales, máscaras y filtros. El personal también fue adiestrado para las fumigaciones. 

A pesar de la importancia que tienen las fumigaciones masivas y el que el estado vele porque haya la menos cantidad de criaderos de mosquitos posibles, Saurí enfatizó en la responsabilidad ciudadana para evitar la enfermedad.

“La primera línea de combate es el ciudadano particular. El mosquito del dengue no vive mucho tiempo, ni viaja grandes distancias. Nace y se desarrolla cerca de su casa. Por eso la primera línea de defensa son los ciudadanos”, enfatizó Saurí al pedir la cooperación de la gente para que verifique que en su residencia y vecindarios no hayan aguas estancadas. 

Los 30 municipios que recibieron las bombas fueron: Aibonito, Aguadilla, Arecibo, Arroyo, Bayamón, Caguas, Camuy, Canóvanas, Carolina, Comerío, Fajardo, Guaynabo, Isabela, Loíza, Maunabo, Mayagüez, Moca, Naranjito, Peñuelas, Ponce, Quebradillas, San Juan, San Sebastián, Toa Alta, Toa Baja, Trujillo Alto, Vega Baja, Vega Alta, Vieques y Yabucoa.

 El más reciente informe del Departamento de Salud sobre la incidencia del dengue, que responde a la primera semana de septiembre, se releja que hubo 241 casos sospechosos. En lo que va de año se han reportado 4,184 casos sospechosos de los que se han confirmado 1,459. Casos de dengue hemorrágico se han reportado 20.