Pesadilla en nuevo plantel de Río Grande

11/12/2012 |
La maestra Rosario Pizarro dijo que tienen computadoras, pero no Internet. (jose.reyes@gfrmedia.com)  
Denuncian vicios de construcción que ponen en peligro a los estudiantes.

Río Grande. Engañados.

Así se sienten los docentes de la escuela superior Pedro Falú Orellano debido a la gran cantidad de problemas administrativos y de infraestructura que enfrenta el plantel que recientemente fue reconstruido bajo el programa Escuelas para el Siglo 21.

Y es que la modernizada infraestructura, inaugurada el pasado 6 de agosto por el gobernador Luis Fortuño, ya ha comenzado a mostrar serias fallas.

Según explicó la profesora Rosario Pizarro Márquez, portavoz de un grupo de alrededor de 45 educadores del plantel, en la escuela hay un problema de desbordamiento de aguas usadas, con la trampa de grasa en el comedor, con la ventilación, con el servicio de Internet y las computadoras, filtraciones, falta de maestros y equipo, entre otros.

“Imagínese, nosotros volvimos a la escuela después de las reparaciones esperando encontrar una escuela funcional y nos encontramos con esto, es realmente frustrante”, añadió.

Por su parte, Migdalia Hiraldo Hance, profesora de educación física, dijo que “me di cuenta rápido de que las escaleras de las gradas de la cancha no tienen la medida estándar del escalón y esto puede provocar un accidente. También hay un manhole (alcantarilla) dentro de la cancha, que cuando se desbordan las aguas negras, la tapa se sale y queda abierto”, explicó la maestra.

Asimismo, Marilian Torres, una de las profesoras encargadas de los llamados salones Da Vinci –promovidos por el gobernador como uno de los atractivos principales de las escuelas del siglo 21–, aseguró que estos no tienen la tecnología que con tanto ahínco se anunció.

“De seis salones Da Vinci que hay, solo uno tiene la pizarra digital y fue el que utilizaron para mostrarlo a la prensa durante la inauguración. Tampoco las licencias para instalar los programas de Microsoft se han pagado, así que tampoco podemos utilizar las computadoras”, denunció Torres.

“Aquí faltan maestros, conserjes, no tenemos ni secretaria. Nos quitaron los aires porque supuestamente los salones tienen ventilación cruzada, pero no es así, a veces no podemos dar clases por el calor que es insoportable”, añadió.

Someterán querella federal

El grupo de maestros señaló que los problemas del plantel son prueba de que la reconstrucción de la escuela no fue planificada correctamente y que los trabajos fueron realizados de manera atropellada y “con prisa”.

La profesora Hiraldo Hance puso en tela de juicio la eficacia del Gobierno al utilizar los fondos federales provenientes de la Ley de Reinversión y Estímulo Económico federal (ARRA) –fondos asignados para la inversión en las escuelas del siglo 21– y aseguró que someterían una querella formal para que la situación sea investigada.

“Nosotros estamos en posición de radicar una querella ante el Departamento de Educación federal para que investiguen cómo se utilizaron esos fondos porque consideramos que se cometió fraude con ese dinero”, denunció la profesora.

Por su parte, el director del plantel, Héctor Santiago, admitió que existen problemas en la escuela, pero aseguró que personalmente se ha mantenido en contacto con el Departamento de Educación (DE) y con la Autoridad para el Financiamiento de la Infraestructura (AFI) en busca de una pronta solución.