Tierra de nadie el municipio de Morovis

Por Gerardo G. Otero Ríos / gerardo.otero@primerahora.com 12/02/2013 |
El comerciante Víctor Santiago dijo que el gobierno debe trabajar con la niñez y la juventud para atender la criminalidad. (Para Primera Hora / Nelson Reyes Faría)  
Los ladrones hacen su agosto ante la escasez de vigilancia.

Morovis. Ya no se atreven ni a salir de sus casas.

La relativa paz que se vive en este pueblo de la zona montañosa de la Isla ha sido flagelada con varios incidentes criminales que se han registrado en las pasadas semanas.

El representante moroveño Héctor Torres Calderón denunció la semana pasada la alta incidencia criminal que ha estado afectando a este municipio y precisó que era necesario realizar un análisis sobre el plan de prevención y protección que ha implantado la Policía.

Recientemente, la Uniformada reportó varios escalamientos en diversas escuelas , así como una serie de robos y asaltos a mano armada. Todo esto forma parte de un preocupante panorama para los moroveños, que han asegurado sentirse asustados y sin ganas de salir de sus hogares.

“Aquí nos está azotando una ola criminal brutal. Están robando en las casas, se están robando los carros, están asaltando los negocios… vandalizan y roban en las escuelas, esto está cada vez peor”, dijo una vecina, dueña de una cafetería en el área del casco urbano, que prefirió no ser identificada.

“Nosotros estamos ahora mismo asustados por cómo están las cosas… lo único que puedo decir es que Dios nos proteja. Ya uno no se atreve ni salir”, agregó.

La comerciante dijo que muchos de los casos criminales que ocurren no salen a la luz pública, creando la falsa imagen de que todo está bien.

“Para los efectos, parece que aquí no pasa nada. Pero, ¿sabe qué? Viviendo aquí es que te das cuenta de cómo están las cosas. Pero las autoridades le hacen creer a todos que todo aquí está bien y por eso no nos envían más policías”, manifestó indignada.

Otro ciudadano que se mostró preocupado fue Víctor Santiago Ojeda, quien atiende un puesto de hot dogs en la esquina Del Carmen, en la calle Betances, en el casco urbano.

“Es cierto que la criminalidad ha aumentado en nuestro pueblo”, afirmó el comerciante, que desde el pasado mes de abril administra el negocio de comida, que se estableció allí hace más de 25 años.

“Para que se resuelva este problema, el gobierno debe trabajar con los niños y la juventud, ofrecerle mejores oportunidades de educación y trabajo. Hoy día, la juventud no consigue trabajo y entonces se dedican a conseguir el dinero fácil, robando, vendiendo drogas… es un patrón que está arropando a todo Puerto Rico”, opinó.

La Policía hace de tripas, corazones

Evidentemente, la merma en agentes estatales adscritos al cuartel de Morovis ha propiciado el ambiente perfecto para que los criminales hagan de las suyas.

De hecho, en octubre del año pasado un oficial de ese cuartel denunció a este medio la falta de personal que, para aquel entonces, de unos 50 efectivos que habían, bajaron a 27.

Esto provocó que los oficiales tuvieran que trabajar turnos de hasta doce horas.

Al día de hoy, 23 agentes continúan trabajando pero no dan abasto. En lo que va de año han ocurrido dos asesinatos.

Para el teniente Edwin Rivas Montalvo, comandante de distrito de Morovis, no es sorprendente ver un alza en actos delictivos durante esta época.

“En los meses de noviembre y diciembre siempre hay un incremento en la incidencia criminal”, dijo.

Tags

roboMorovis