Vertedero clandestino en Ceiba

12/31/2012 |
Carlos Díaz, vecino del barrio Saco, denunció que la quebrada es tierra de nadie, convirtiéndose en un vertedero. (jose.reyes@gfrmedia.com)  
El problema lleva afectando a los vecinos hace más de 20 años.

La calidad de vida de los residentes del barrio Saco, en Ceiba, se está afectando con la práctica de personas inescrupulosas que utilizan uno de los caños tributarios al río Fajardo, que cruza la PR-975, para arrojar basura.

La denuncia la hizo Carlos Díaz, vecino del Saco, comunidad aledaña a la quebrada que pasa por debajo de un punto de la mencionada vía.

“La gente ha convertido esto en un vertedero. Tiran basura, colchones y hasta perros muertos por el caño abajo y envenenan el agua. Aquí antes se pescaba camarones; ahora, el que se coma un camarón de esos se muere”, explicó el veterano, quien es nacido y criado en ese barrio.

“Varias casas más arriba tienen los pozos muros conectados al caño y todas esas aguas negras están contaminando la quebrada”, añadió el denunciante mientras mostraba el rastro de aguas espumosas y grisáceas que corrían charca abajo y que generalmente está asociado a la descarga de aguas sanitarias.

Don Carlos asegura que el problema de la disposición ilegal de basura y la falta de mantenimiento del área por parte de las autoridades no es un problema reciente, aunque admite que en los últimos meses el problema se ha agravado.

“Esto lleva así como 20 años. El Municipio dice que no puede hacer nada porque la carretera es estatal y el Gobierno estatal se pasa el problema como la papa caliente. A nadie le importa esta área porque como es zona rural…”, indicó el hombre de 65 años y electricista de profesión, quien ha denunciado la situación en innumerables ocasiones.

El residente aseguró que él, con los pocos medios que posee, se ha dado a la tarea de cortar la maleza que crece a los lados del caño con la esperanza de que de esta manera las personas desistan de arrojar basura al área.

Asimismo, el vecino de Ceiba sostuvo que muchos de sus vecinos tienen temor de denunciar la situación. “Los vecinos no protestan porque les da miedo, prefieren quedarse callados. Yo trato de cortar a machete, limpio la maleza, porque si yo no lo hago, no lo hace nadie”, explicó el sexagenario.

Abandonada la PR-975

Irónicamente, en la PR-975, que según don Carlos ha sido totalmente olvidada por el Gobierno Municipal y estatal, la presencia de propaganda política relacionada con las pasadas elecciones es notable, indicando cierta importancia adjudicada por los políticos a los residentes de las comunidades por donde discurre esta vía pública que conecta a Ceiba con Naguabo y Fajardo.

Previamente, don Carlos había denunciado a este medio una situación similar en el puente de la misma carretera, pero que discurre a lo largo del sector Mangó en ese municipio.

“Los políticos han abandonado esta carretera. No la limpian ni le dan mantenimiento. Este puente que pasa encima de la quebrada (del barrio Saco) no tiene parte de la valla de seguridad hace años. Es un peligro. No hay ni siquiera reductores de velocidad para que la gente no corra cuando vienen bajando y pasan en frente del Head Start. Hasta que no pase una tragedia, no van a hacer nada”, sentenció el sexagenario, quien además indicó que el patrullaje de la Policía estatal por la zona es casi inexistente.

Tags

CeibaVertedero