Al-Qaida repunta en Irak

10/09/2012 |02:51 p.m.
En Irak han aumentado los ataques de al-Qaida en las últimas 10 semanas.

Al-Qaida ha comenzado a repuntar en Irak y ha establecido campos de entrenamiento para insurgentes en los desiertos occidentales de ese país árabe, gracias a que el grupo extremista aprovecha la inestabilidad regional y las fallas del gobierno en materia de seguridad para recuperar su antiguo poderío, dijeron las autoridades.

En Irak han aumentado los ataques de al-Qaida en las últimas 10 semanas, y las autoridades creen que casi todos los insurgentes son ex presidiarios que se escaparon de la cárcel o fueron liberados por las autoridades iraquíes por falta de pruebas tras la retirada de las fuerzas estadounidenses en diciembre. Al parecer muchos de ellos son saudíes o ciudadanos de los Estados del Golfo Pérsico dominados por los suníes.

Durante la guerra y periodo subsiguiente, las fuerzas estadounidenses, junto con grupos suníes aliados y posteriormente unidades antiterroristas iraquíes, lograron repeler a la facción de al-Qaida en Irak.

Empero, ahora los iraquíes y las autoridades estadounidenses dicen que los insurgentes han aumentado en número frente al mismo periodo hace un año: de unos 1.000 a 2.500 combatientes. Y realizan unos 140 ataques casa semana en todo Irak, frente a 75 ataques semanales a principios de año, según el Pentágono.

"Al Qaida en Irak está reapareciendo", dijo el senador republicano estadounidense Lindsey Graham, durante una entrevista realizada el mes pasado cuando visitaba Bagdad.

La reaparición de al-Qaida en el Estado Islámico de Irak no ha sido enteramente una sorpresa. En noviembre, el máximo comandante estadounidense en Irak, el general del ejército Lloyd Austin, pronosticó que se avecinaba "turbulencia" para las fuerzas de seguridad iraquíes. Con todo, dudó que Irak fuera a regresar a los días de incesante violencia entre las milicias chiíes y los insurgentes suníes, incluyendo al-Qaida, que pusieron al país al borde de la guerra civil.

Aunque no hay indicios de que Irak esté a punto de volver a los peores días de la violencia sectaria —especialmente porque las milicias chiíes no han respondido a los mortíferos ataques_, la reaparición de al-Qaida tiene aterrorizados a la mayoría de los iraquíes.