Cambio climático amenaza la futura nueva expansión del Canal de Panamá

Por Agencia EFE 06/18/2017 |11:40 a.m.
Ya la vía interoceánica, por donde pasa el 6 % de comercio mundial, vivió el impacto del cambio climático en 2016, cuando los dos lagos artificiales que la alimentan, Gatún y Alhajuela, iniciaron el año con niveles anormalmente bajos. (Archivo)  
Ya en Panamá no se registra "como antes, la precipitación continua en los meses de mayo, junio y julio".

Las proyecciones que maneja el Canal de Panamá sobre el comercio internacional indican la necesidad, en un plazo de 15 años o menos, de una segunda ampliación de la vía, pero el cambio climático aparece como un escollo en esos planes debido a su efecto en las fuentes de agua.

"Un cuarto juego de esclusas sin más agua es un sueño", aseveró el administrador de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), Jorge Quijano, al reiterar los planes de una futura segunda ampliación cuando faltan pocos días para que se cumpla un año de la entrada en servicio de la primera, el próximo 26 de junio.

Una muestra de que el cambio climático "sí se esta dando" es que ya en Panamá no se registra "como antes, la precipitación continua en los meses de mayo, junio y julio", cuando "siempre" se veía lluvia "casi todos los días, no muy fuerte".

"Ahora vemos como tres días de mucha lluvia y luego tres días sin lluvia. Y eso es parte de ese cambio climático. Para el Canal el agua es vida, igual que lo es para nosotros como humanos", sostuvo.

Ya la vía interoceánica, por donde pasa el 6 % de comercio mundial, vivió el impacto del cambio climático en 2016, cuando los dos lagos artificiales que la alimentan, Gatún y Alhajuela, iniciaron el año con niveles anormalmente bajos.

Se trató de una "situación única en 100 años", afirmó entonces el vicepresidente de Ambiente, Agua y Energía de la ACP, Carlos Vargas.

La sequía obligó en mayo de 2016 a una restricción en el calado de los buques. Incluso la ampliación se inauguró el 26 de junio de ese año con un nivel menor de profundidad al que puede ofrecer el ensanche en condiciones normales.

En abril pasado, el Canal informó de que suspendió la producción hidroeléctrica en uno de sus dos lagos para poder mantener los niveles de calado necesarios para su operación regular, como medida para ahorrar agua en medio de la "intensa" sequía que se registraba.

Y los dos lagos artificiales, que administra la ACP, abastecen no solo al Canal, si no también al 55 % de la población del país, que está concentrada en la capital y sus alrededores.

"La necesidad (de la vía interoceánica) de agua va amarrada a que nosotros prioritariamente servimos al consumo humano, y eso que quede bien claro", aseguró Quijano.

Pero el consumo humano del agua "ha ido aumentando a niveles increíbles", expresó Quijano, y se quejó de pérdida del liquido potable por la continua rotura de tubos en el área metropolitana, un asunto que las autoridades correspondientes deben resolver "porque está impactando a los embalses".

La ACP firmó en diciembre pasado con el Ministerio de Ambiente un acuerdo para desarrollar tres estudios de factibilidad para reservorios multipropósitos en cuencas hidrográficas de las provincias centrales de Panamá, Herrera, Los Santos y Veraguas.

El Gobierno dijo entonces que los convenios eran un paso importante para garantizar el abastecimiento de agua para consumo humano, riego, generación de energía y el aumento de la capacidad hídrica de la cuenca del Canal.

"Tenemos que buscar otras fuentes de agua porque no podemos seguir (con las mismas) con un Canal que se ha ampliado (y) que va a tener que buscar otra (expansión) en un futuro", dijo Quijano.

Sobre el cuarto juego de esclusas, el administrador sostuvo que "la demanda es la que va a dictar cuándo se construye", y reiteró que un pequeño grupo de la ACP ya estudia el asunto.

En el futuro "va a haber mayor demanda a través del Canal de Panamá y eso va dictar en algún momento, no se cuál, todavía estamos analizando (...) en qué momento se puede hablar de un cuarto juego de esclusas, recordando que el tema del agua también es importante", dijo Quijano.

"Pienso que posiblemente para 2025, por ahí, pudiera estarse dando esa necesidad" de la segunda ampliación, "basado en las proyecciones" de demanda actuales, pero en todo caso "no me va a tocar a mi" el proyecto, dijo Quijano, en referencia a que su período termina en 2019, aunque la Junta Directiva puede prorrogarlo por otros 7 años.

Regresa a la portada

Tags

Cambio climáticoPanamá